El extraño caso de la bebé alérgica al agua y a sus propias lágrimas

Una de las alergias más extrañas que pueden afectar a bebés y niños

La madre de Ivy está desesperada. Intenta por todos los medios que su hija no llore. Una simple lágrima le hace mucho más daño de lo que puedas imaginar. 

Ivy Angerman fue diagnosticada a los 12 meses con una extraña alergia que le mantiene alejada del agua. Cualquier contacto con este líquido le produce terribles heridas. Te contamos el extraño caso de la bebé alérgica al agua y a sus propias lágrimas. 

Este es el caso de Ivy, la bebé alérgica al agua y a sus propias lágrimas

Bebé alérgica al agua

Yvy Angerman (Minnesotta, Estados Unidos) no puede, a sus 18 meses, nadar, hacer el ángel en la nieve ni chapotear feliz bajo la lluvia. Tampoco puede, o mejor dicho, tampoco debería llorar. ¿La razón? Una extraña alergia que le impide tener cualquier tipo de contacto con el agua. 

Cada vez que Ivy llora, la piel de su rostro se llena de ampollas. Por eso su madre, Brittany, está intentando enseñar a Yvy a no llorar. Pero es una tarea muy compleja. Más a esa edad, en la que el llanto y las rabietas forman parte del aprendizaje y el reconocimiento de emociones. Eso sin contar con que tiene una hermana pequeña, de seis meses, que sí puede jugar con el agua con tranquilidad. Ivy la mira desesperada. A ella también le gustaría jugar con la nieve.

Ivy también tiene urticaria por contacto con el agua. Basta 15 o 20 segundos en el baño para que empiece a gritar por el dolor. Su madre cuenta que en cuanto su hija entra en el agua, llora e intenta trepar por la bañera intentando escapar. Al principio pensaron que podía ser por miedo al agua, pero al ver las ampollas que le salían en la piel, buscaron el origen de la alergia. Cambiaron el jabón, el champú, e incluso la bañaron en otra casa por su fuera la bañera. Nada. Las ampollas seguían saliendo. Hasta que los médicos descubrieron que se trataba del agua. Desde entonces, los padres de Ivy solo pueden limpiarla con toallitas húmedas e intentan por todos los medios evitar que llore. Cuando esto ocurre, cuando Ivy tiene alguna herida por culpa de su reacción alérgica, no pueden secarla con una toalla, porque le duele mucho. Tienen que dejar que las heridas se sequen al aire. También toma antihistamínicos con frecuencia y solo consume agua purificada.

El sudor también le produce alergia, aunque en menor escala. Según su madre, cuando Ivy suda, su piel enrojece y le pica y los síntomas duran entre 30 y 60 minutos. 

Este tipo de alergia, por extraño que parezca, existe, aunque es muy poco habitual. Se llama urticarial aquagénico (urticaria acuagénica), y se calcula que solo afecta a 50 personas en todo el mundo. Los síntomas aparecen sobre todo en brazos, tronco y cuello. Además, este tipo de alergia suele darse en la pubertad, con lo que el caso de Ivy es aún más extraño. Sus padres han querido darlo a conocer, en solidaridad con todos los niños que sufren enfermedades y alergias raras. 

Este tipo de alergia no tiene cura. El único tratamiento es el consumo de antihistamínicos, el uso de cremas que actúan como pantallas protectoras y la exposición a luz ultravioleta.

Las 5 alergias más extrañas detectadas en bebés y niños 

Sin duda la laergia al agua es una de las alergias más extrañas que se puedan dar en niños y adultos. Sin embargo, existen otras que también son alergias 'raras' y que sin embargo también pueden afectar a los niños: 

1. La alergia al frío. Se llama urticaria a frigore, y produce enrojecimiento y descamación de la piel al contacto con el frío, la nieve o el hielo. Los síntomas más extremos son la fiebre y la dificultad para respirar, y también puede producirse al ingerir productos muy fríos.

2. La alergia al calor. El extremo contrario a la alergia al frío es la alergia al calor. No se trata de 'sobrellevar mal el calor'. La alergia al calor produce urticaria, ronchas en la piel e incluso habones al tener cerca una fuente de calor o simplemente por contacto de los rayos del sol. 

3. Alergia al ejercicio. Puede parecer una excusa para no hacer deporte. pero esta alergia existe. En algunos casos, el esfuerzo físico les produce un exceso de fatiga, urticaria, hinchazón del cuello... Sin embargo, se estudia la posibilidad de que esta reacción alérgica se deba más bien al consumo de algún alimento justo antes de hacer ejercicio. 

4. Alergia a todos los alimentos y bebidas. ¿Imaginas un caso así, de alguien que solo pueda ingerir agua, hielo y limonada? Este caso existe. se trata de un niño de 11 años que solo puede ingerir estas bebidas y comer a través de una sonda gástrica, ya que los alimentos le producen úlceras estomacales muy dolorosas.

5. Alergia al tacto. Las personas que desarrollan este tipo de alergia, son hipersensibles al tacto. Si les tocas, desarrollarás en ellos urticaria y picazón. Se cree que esta alergia puede afectar al 5% de la población mundial.