Niños que conviven con perros y gatos tienen menos riesgo de padecer asma

Convivir con una mascota reduce el riesgo de padecer alergias

Los niños que conviven con perros y gatos tienen un 50% menos de probabilidad de padecer asma. Esta afirmación, que puede parecer leyenda urbana o creencia popular para quien no tiene mascotas, ha sido validada por varios estudios en los últimos años.

Los expertos así lo afirman: las mascotas no sólo ayudan a los niños a aprender valores, les aportan bienestar emocional y son una excelente compañía para ellos; además les ayudan a estar protegidos frente a determinadas alergias, te contamos por qué.

Convivir con una mascota en la infancia

Niños que conviven con perros y gatos tienen menos asma

Muchas personas se plantean qué hacer con su mascota cuando se convierten en padres. Comienzan a surgir las dudas sobre si conviven bien bebés con perros o gatos, si serán capaces de atender bien a su mascota ante la llegada de un hijo que consume todo el tiempo o si sencillamente será bueno para la salud del pequeño.

Pues bien, varias encuestas y estudios afirman que la convivencia es positiva a efectos de salud. Una de ellas realizada por el Instituto Nacional de Salud en Estados Unidos evaluó la influencia de los alérgenos en la salud de 560 niños. Estos niños tenían grandes posibilidades de desarrollar asma o cualquier otra patología relacionada con las alergias ya que vivían en grandes ciudades como Boston, Nueva York o Baltimore, es decir, en ciudades con un porcentaje alto de contaminación. Los resultados revelaron que los bebés expuestos desde su nacimiento al contacto con perros y gatos eran más resistentes frente a padecer una alergia.

Otro estudio similar publicado en Journal of the American Medical Association analizó a 474 bebés que nacieron en Detroit (EEUU). Los expertos quisieron demostrar que los niños expuestos desde edades tempranas al contacto con mascotas desarrollaban más alergias, pero se comprobó precisamente lo opuesto: los niños que conviven con perros y gatos tienen menos riesgo de padecer asma y de desarrollar algún tipo de alergia.

Y... otro más: la Universidad de Alberta (Canadá) publicó un estudio que afirma que los bebés que conviven con mascotas tienen niveles más altos de dos tipos de microbios intestinales que ayudan tener menos riesgo de desarrollar enfermedades alérgicas. 

Por qué los niños que conviven con perros y gatos padecen menos asma

Según los expertos, esta menor incidencia de alergias en niños que conviven con perros y gatos se debe a las endotoxinas. Te preguntarás... ¿qué son? Se trata de un componente de las bacterias Gram negativas que, cuando se libera, estimula respuestas de inmunidad innata.

Las endotoxinas están presentes en la boca de perros y gatos y al exponer a los niños a estas bacterias se refuerza el sistema inmune y se desarrolla un patrón de respuesta ante ciertas alergias.

Según los expertos estos hallazgos son muy importantes ya que explica cómo la exposición a un animal puede aumentar la tolerancia a la alergia.

Sin embargo, todavía queda mucho por hablar e investigar sobre las alergias, una patología que afecta a millones de niños y adultos en el mundo y que, a día de hoy, no tiene cura, sólo métodos para controlarla.

Las vacunas y otros medicamentos son los únicos aliados de los que disponemos los alérgicos. Farmacología y, sobre todo, enormes dosis de paciencia para sufrir la larga lista de efectos y molestias que supone padecer asma, picores, lagrimeo, tos, rinitis...