Cuándo comenzar con la lactancia materna a demanda con el bebé

Alimentación del recién nacido mediante lactancia materna a demanda

Guiainfantil.com

Hemos oído hablar mucho acerca de las ventajas de la Lactancia materna a demanda. Sin embargo, muchas mamás tienen algunas dudas al respecto. Aún muchos pediatras y matronas continúan aconsejando que durante los primeros días se acostumbre al bebé a una serie de tomas determinadas. Entonces, ¿cuándo empezar con la lactancia materna a demanda?

La experta y asesora en Lactancia materna Alba Padró nos explica cuándo comenzar con la lactancia materna a demanda con nuestro bebé y en qué consiste exactamente.

Pero, ¿cuándo empezar con la lactancia materna con nuestro bebé?

Lactancia materna a demanda

Seguro que has oído hablar sobre las bondades de la lactancia materna a demanda. Al final, son el bebé y su madre quienes deciden cuántas tomas y en qué momento del día. Pero sin embargo, la lactancia materna a demanda no se recomienda desde el primer momento. 

En realidad, la lactancia materna a demanda significa que el bebé puede comer y alimentarse cuando él lo necesite, tanto de día como de noche. Habrá bebés que necesiten más tomas y otros que necesiten menos. Sin embargo, no es recomendable comenzar desde el primer momento con la lactancia materna a demanda. Durante los primeros 15 días o hasta que el bebé no recupere su peso de nacimiento, lo mejor es respetar una serie de tomas diarias. En este caso se llama Lactancia de oferta: la madre debe ofrecer alimento al bebé aunque él no lo pida. Te explicamos por qué: 

- Al principio el bebé puede estar muy dormido y no ser capaz de despertarse a pesar de que sienta que necesita alimentarse.

- Puede que el bebé haya perdido mucho peso en las primeras horas tras el nacimiento. 

- Lo ideal es que el recién nacido haga entre 8 y 12 tomas días en las 24 horas. Algunos bebés no son capaces de pedir por sí mismos ese número de tomas en los primeros días de nacimiento. 

- Dormir no alimenta. En este caso, si un recién nacido está todo el día durmiendo, tendrá unas carencias en su alimentación si no se le ofrece el pecho. En el caso de bebés más dormilones, conviene despertarles para que se alimenten durante los primeros días tras el parto. 

- En el caso de bebés prematuros, con alguna enfermedad o bebés que no consiguen ganar peso, mantener la Lactancia a oferta durante más tiempo, al menos las primeras semanas, y si no son capaces de mamas, utilizar la extracción de leche de la madre. 

- Si el bebé se pasa los primeros días durmiendo y no se acostumbra a mamar, puede poner en peligro el éxito de la lactancia materna.

La manera de organizar las tomas a oferta depende de la actividad del bebé: algunos recién nacidos prefieren hacer más tomas de día y otros, sin embargo, están más activos por la noche. 

Una vez que el bebé recupere su peso de nacimiento, será capaz de pedir por sí mismo el alimento que necesite a demanda. Es el momento de comenzar con la lactancia materna a demanda. pero no solo a demanda del bebé, sino también a demanda de la madre lactante. En algunos casos la mamá tiene un excedente de leche que podría ocasionarle problemas en los senos. En este caso, también puede ser ella la que ofrezca el pecho al bebé para vaciar el seno. 

Fuente: Alba Padró, Experta en Lactancia materna y fundadora de LactApp