Cuando el bebé solo quiere pecho

Bebés que sólo quieren ser amamantados

Es curioso como algunos bebés alimentados con lactancia materna en exclusiva, cuando llega el momento de que la mama se incorpora al trabajo, se niegan a ser alimentados con leche de formula. Si bien esto no ocurre en el 100% de los casos, si hay un numeroso grupo de bebés que siguen este patrón, causando alarma en su entorno, sobre todo en los padres o cuidadores. ¿Qué podemos hacer cuando el bebé solo quiere pecho?

El bebé sólo quiere pecho, ¿qué debo hacer?

El bebé solo quiere pecho, ¿qué hacer? 

Pueden darse varias situaciones diferentes que podrían afrontarse de diversas maneras:

- Si el bebé rechaza la leche de fórmula, dependiendo del horario que la mama tenga, puede ser posible, si se desea, continuar con la lactancia materna solo durante las horas que la mama y el bebé se encuentran juntos. Recordemos que la lactancia materna se adapta a la demanda del bebé, por lo que, poco a poco, la producción se regulara y se podrá continuar sin mayor inconveniente. En este caso, los cuidadores del bebé podrían ofrecer otros alimentos en ausencia de la mama, frutas o verduras en función de lo que ya haya probado e ir introduciendo alimentos nuevos durante este horario. No es en ningún momento necesario pasar de la leche materna a la de fórmula, sino que puede continuarse amamantando cuanto tiempo se desee, y a partir de los 18 -24 meses aproximadamente, puede ofrecerse leche de vaca.

- Sin embargo, en casos en los que la mama se ausenta por periodos prolongados, y si además no puede o le incomoda sacarse leche en el trabajo, quizá esto no sea posible y sea su deseo destetar al bebé. En estos casos, y si el bebé rechaza el biberón, puede ser conveniente utilizar un vaso de aprendizaje, ya que la manera de beber a partir de estos no tiene nada que ver con el acto de mamar ni de succionar de una tetina, por lo que pueden dar mejores resultados. Incluso, existen vasos pequeños, tamaño “chupito”, que son fáciles de manejar por sus pequeñas manos y aprenden estupendamente a beber de ellos como bebemos los mayores. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que, si el bebé no consume suficiente leche de fórmula, será necesario poner un cuidado extra en ofrecerle alimentos que aseguren un buen aporte de calcio, imprescindible para su crecimiento. 

- Por otra parte, si lo que sucede es que el bebé rechaza la alimentación complementaria, caso tremendamente inusual en el caso de los lactantes alimentados con leche materna, no conviene alarmarse, ya que la leche materna cubre sus necesidades por completo y debe ser su alimento principal durante al menos los primeros 12 meses de vida. Así, sería suficiente con que al bebé se le ofrezcan diferentes alimentos con asiduidad y que juegue con ellos o los manipule. Con un poco de paciencia y con el tiempo, el bebé se los llevara a la boca, y habremos conseguido nuestro objetivo.