Trucos para dar el pecho a un bebé en invierno. Lactancia materna

Cómo disfrutar de la experiencia de la maternidad

Beatriz Martínez

Mi hijo nació en septiembre y mi hija, pasados 5 años, nació en ese mismo mes, así que me ha tocado dar el pecho en los meses de diciembre, enero y febrero. ¿Por qué te cuento esto? Pues porque, si a ti te ha pasado lo mismo, verás que no es lo mismo amamantar a tu bebé en primavera, cuando los días de sol se dejan ver, que dar el pecho a tu bebé en invierno con el frío polar  

Y es que, ya te habrás dado cuenta, los bebés no solo necesitan el pecho cuando estás cómodamente sentada en el sofá de tu casa o al calor de una taza de té en una cafetería. Hoy comparto contigo los mejores trucos de lactancia materna para dar el pecho a tu bebé en invierno. ¡Toma buena nota que te van a ser de gran utilidad!

Cómo dar el pecho en invierno a tu bebé

dar el pecho en invierno

En esas premisas estaba yo de saber cómo amamantar a mi bebé todo el tiempo que él necesitara sin constiparme cada dos por tres, que decidí investigar un poco más, y cuando digo investigar, me refiero a hablar con otras mamás que ya han pasado por lo mismo y que bien podían darme consejos que ni un sabio sabría. ¡Aquí van los trucos que sí te gustaría oír para dar el pecho a tu hijo en invierno!

Utiliza camisetas de lactancia y ropa de abrigo cómoda
He usado muchísimo las camisetas de lactancia con mis dos hijos. Son idóneas para cubrir la espalda y los riñones mientras le das el pecho al bebé.

Otra buena opción es utilizar la conocida como manta de lactancia: hay chales, ponchos, delantales, mantones... Todos ellos pensados para dar el pecho en la calle y pasar el menor frío posible. Hay modelos sencillos y hay otros que, además, tienen un semicírculo de alambre para que puedas ver a tu pequeño mientras le amamantas.

Alíate con los portabebés
¿Sabes que también le puedes alimentar mientras lo llevas en el portabebé? Si estás en la calle y vas con prisa o justo se ha puesto a llover, ¡prueba a darle el pecho mientras lo llevas en la mochila portabebé y os abrigáis con una de estas cálidas mantas! Ventaja extra: te ofrece unos momentos de privacidad que nunca vienen mal.

Por cierto, no te olvides de las camisetas de lactancia cuando llegue el buen tiempo, son también muy prácticas y tan cómodas como un sujetador de lactancia, ¡podrás incluso ponerte los discos sin que se muevan! 

Cualquier sitio vale para dar el pecho a tu peque
Aquí prima la norma: nada de vergüenza. Tengo que confesarte que con mi primer hijo tenía más reparo en darle el pecho en cualquier lugar, ¡con el segundo ya no! Lo que te quiero contar con esto es que si, por ejemplo, estás en el súper y llega la hora de la toma, una de esas que te coge por sorpresa, nada de salir a la calle, puedes hacerte un hueco entre las cajas de galletas y la estantería de los cereales, apoyarte un poco y darle allí mismo la toma.  

Una vez lo pruebes verás que no es para tanto. Y cuando digo supermercado, digo también papelería, óptica, centro comercial o cualquier otra superficie que cuente con una agradable temperatura.

Utiliza los parches y las cremas para cuidar tus pezones 
Las temperaturas extremas en nada favorecen a la piel, menos aún a la de los pezones. Por lo que contar con unos parches de hidrogel y una buena crema específica para el pecho será de gran ayuda para mantener la piel hidratada en invierno, aliviar el pezón irritado o agrietado y que no te duela cuando el bebé se engancha a tu pecho.

5 consejos que ya te sabes (pero hay que repasar) para dar el pecho en invierno 

Ya sé que lo que voy a contarte ahora te lo sabes, pero permíteme que haga un pequeño repaso, solo por si acaso.

1. Bebé mucha agua para mantenerte hidratada. ¿A ti también te ha pasado que necesitas beber más agua ahora que le das de mamar?

2. Sigue una alimentación sana y equilibrada y date un capricho de vez en cuando, sobre todo si no has podido dormir bien por la noche.

3. Abriga tus pies. ¿Conoces esa frase que dice que si tienes los pies calientes también lo estará el resto del cuerpo? Pues bien cierta que es. Ya sabes, camiseta de lactancia y calcetines térmicos, ¡imprescindibles!

4. Las prisas no son buenas. Habrá tomas que duren cinco minutos, pero habrá en otros que tu pequeño estén tan cómodo que no querrá despegarse de ti. 

5. Dar de mamar beneficia mucho a tu bebé, pero también es una experiencia única, muy emotiva y, aunque te cueste creerlo sobre todo si recién te inicias en el apasionante mundo de la maternidad, también se puede disfrutar mucho de estos momentos. Toma a tu hijo en brazos y mientras se alimenta de tu pecho, siente el calor y el cariño que te da y vive cada instante como un regalo.

Ya tienes en tu mano todo lo que necesitas saber para dar el pecho a tu hijo en invierno. Gracias a estas pautas yo lleve la lactancia mucho mejor, ¡espero que a ti también te sirvan!

Puedes leer más artículos similares a Trucos para dar el pecho a un bebé en invierno. Lactancia materna, en la categoría de Lactancia materna en Guiainfantil.com.