La quinoa en el embarazo y la lactancia: beneficios y peligros

Lo bueno y lo malo de la quinoa en el embarazo y la lactancia

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

La quinoa es la parte comestible de la semilla de una planta llamada Chenopodium quinoa. Se puede considerar un pseudocereal ya que su aspecto es muy semejante a estos, aunque curiosamente, es una planta de la familia de las amarantáceas, la misma a la que pertenecen, por ejemplo, las espinacas.

La quinoa es un alimento beneficioso en el embarazo y la lactancia pero no hay que olvidarse que consumido en grandes cantidades puede llegar a ser perjudicial.

Beneficios de la quinoa en el embarazo y la lactancia

 quinoa en el embarazo

De hecho, las hojas de la quinoa se asemejan a las espinacas, con un contenido de nitratos y oxalatos, perjudiciales para la salud, relativamente bajo, por ello la quinoa es una planta con mucho futuro para la nutrición, ya que prácticamente toda la planta puede considerarse comestible. Nutricionalmente es un alimento extremadamente atractivo durante el embarazo y la lactancia por muchos motivos:

- Proteínas: es el principal atractivo de la quinoa. Su contenido proteico es fantástico, además de ser de muy buena calidad, ya que contiene hasta 8 aminoácidos esenciales, es decir, aquellos que el propio organismo no puede sintetizar.

- Grasas: Es un alimento pobre en grasas. Sin embargo, alrededor del 50% de la grasa que contiene, aunque sea poca, es ácido linoleico, uno de los ácidos grasos esenciales para el organismo.

- Carbohidratos: Fundamentalmente contiene carbohidratos complejos, principalmente almidón, lo cual hace de la quinoa un alimento muy interesante incluso en casos de mujeres con diabetes gestacional.

- Micronutrientes: Entre las vitaminas, contiene cantidades importantes de vitaminas A, C y E, con un alto poder antioxidante. Contiene además potasio, importante para el funcionamiento muscular, y magnesio, fosforo y calcio, de gran importancia para el crecimiento y desarrollo fetal. Es también una buena fuente de hierro no hemo, que al estar acompañado de vitamina C, se absorbe en mejor proporción, lo cual es muy importante en el tercer trimestre del embarazo y durante el postparto, cuando las probabilidades de anemia se incrementan. 

Peligros de la quinoa en el embarazo y lactancia

Sin embargo, algunas investigaciones han revelado que el consumo de cantidades elevadas de quinoa durante el embarazo y la lactancia podría ser perjudicial, aunque no hay demasiados datos al respecto. Es debido principalmente a su alto contenido en fibra, que puede interferir con la absorción de ciertos minerales esenciales para el desarrollo fetal, además de a su contenido en acido oxálico, con un alto efecto quelante del calcio. Un bajo aporte de calcio es peligroso tanto en el embarazo –puede resultar en un desarrollo óseo limitado- como en la lactancia.

La producción de leche materna resulta en una disminución de los depósitos maternos de calcio, que se reponen a posteriori, pero que, con la presencia de oxalatos en la dieta, puede desembocar en osteoporosis. Además, calcio es esencial para el crecimiento del bebe, por lo que podría verse comprometido. Según esto, como precaución, y a pesar de ser un alimento altamente recomendado para embarazadas y madres lactantes, por su aporte nutricional, no debe consumirse en exceso.