Lo bueno y lo malo de la quinoa en la dieta infantil

¿Se debe introducir la quinoa en la dieta de los niños?

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

La quinoa es uno de los alimentos de los que se ha empezado a hablar en la última década, como si antes no existiera. De hecho, se ha convertido en uno de los alimentos “tendencia” en los últimos años, alcanzando el estatus de “superalimento” por sus potenciales beneficios para la salud. Sin embargo, pese a todos los beneficios que tiene, también presenta algunos inconvenientes, esto es lo bueno y lo malo de la quinoa en la dieta infantil.

Beneficios de la quinoa en la dieta infantil

Quinoa para niños 

La quinoa es la parte comestible de la semilla de una planta, que, curiosamente, y aunque su aspecto se pueda asemejar al de los cereales, está estrechamente relacionada con las espinacas, siendo ambas plantas de la misma familia.

Entre los beneficios para la salud que puede la inclusión de esta semilla en la dieta habitual de los niños se encuentran:

- Su composición es rica en minerales y vitaminas. Destacan las vitaminas A, C y E, por lo que tiene un alto poder antioxidante, y entre los minerales, el magnesio y el calcio, de gran importancia para el crecimiento. Además, es una buena fuente de hierro no hemo, que, al estar acompañado de vitamina C, se absorbe en mejor proporción.

- Es rica en proteínas y de potasio, por lo que ayuda a mantener los músculos en buen funcionamiento. Además, esta proteína contiene hasta 8 aminoácidos esenciales, es decir, aquellos que el propio organismo no puede sintetizar, haciéndola de buena calidad. Entre ellos destaca la histidina, un aminoácido esencial para el crecimiento y para el desarrollo en la infancia, que deja de ser esencial en la edad adulta.

- Es una excelente fuente de fibra, necesaria para regular el tracto gastrointestinal.

- Los carbohidratos que aporta son de bajo índice glucémico, lo que hace que se liberen y absorban lentamente, algo ideal en los niños, y además no contiene gluten, por lo que es apta para celiacos.

- Su principal ventaja frente a los cereales es precisamente el aporte de carbohidratos de absorción lenta acompañados de proteínas de buen valor biológico, ya que la proteína de los cereales es muy pobre. 

Inconvenientes de la quinoa en la dieta infantil

Sin embargo, la quinoa también presenta inconvenientes que hay que tener en cuenta, principalmente la irritación estomacal que puede resultar de su consumo de manera habitual. Estos efectos secundarios están causados concretamente por las saponinas, una sustancia tóxica que forma parte del recubrimiento natural de la semilla. Debido a esto, es necesario lavar a conciencia las semillas antes de su consumo, para asegurar la eliminación de las saponinas. Incluso aunque la quinoa venga ya lavada, no está de más aclarar bien bajo el grifo en un colador y frotando bien con las manos antes de cocinarla. 

La quinoa puede introducirse en la dieta del bebé en cualquier momento tras la introducción de la alimentación complementaria, aunque, dado que puede generar molestias digestivas, puede ser recomendable, por precaución, esperar hasta que el bebé sea más mayorcito y esté más acostumbrado a digerir otros alimentos distintos de la leche.