Dieta de la felicidad para niños

Qué alimentos aportan felicidad a los niños

Es curioso como algunos alimentos pueden afectar al estado de ánimo de una manera tan drástica que pueden mejorar o empeorar el humor mientras se digieren, debido a su efecto en las conexiones neuronales que se establecen en la parte del cerebro que controla las emociones y el estado anímico.

En Guiainfantil.com te contamos en qué consiste la dieta de la felicidad para niños y qué alimentos introducir en los menús semanales para mejorar su estado de ánimo.

Alimentos para elaborar la dieta de la felicidad para niños

Cómo es la dieta de la felicidad para niños

- Los huevos, por ejemplo, son unos de los alimentos más interesantes para el cerebro. Además contienen vitamina B12, de gran importancia para las células del sistema nervioso. Una deficiencia en ella, sin embargo, puede relacionarse estrechamente con la irritabilidad y los cambios bruscos de humor, algo poco deseable en un niño. Contiene también yodo, cuya influencia en la glándula tiroides tiene también un efecto en el carácter, ya que su carencia puede conducir a un estado de letargo y falta de energía. Además, el huevo contiene vitamina D de manera natural, otro ingrediente para la felicidad. 

- La mantequilla es otro alimento deseable en esta dieta de la felicidad para niños. Contiene vitaminas liposolubles, como la vitamina A, que se relaciona con la producción de neurotransmisores tales como dopamina, con un tremendo efecto en el estado de ánimo, así como en otras funciones cerebrales, tales como la memoria. Al igual que cuando la carne proviene de ganadería ecológica, cuando la mantequilla es de procedencia orgánica, y debido a la alimentación que reciben las vacas (hierba en su mayoría), su contenido en ácidos omega 3 es elevado, así como el de ácido linoleico conjugado. Este ácido es conocido en la actualidad por una amplia gama de efectos biológicos, entre los que destaca su efecto positivo sobre la grasa, reduciendo los triglicéridos y el colesterol sanguíneos. Además, contrarresta el efecto estresante del cortisol, favoreciendo la relajación, perfecto en la infancia.

- Las carnes rojas, a pesar de su mala prensa, son fuentes de hierro hemo, la forma más fácilmente asimilable. El hierro está involucrado en el aporte de oxígeno al cerebro, asegurando su buen funcionamiento. También contiene vitamina B12 y es uno de los alimentos con mayor cantidad de zinc, relacionado con la memoria, por lo que son, siempre sin excederse, ideales en la infancia.

- El pescado azul, es una importante fuente de omega 3. Algunos estudios recientes ponen de manifiesto que a mayor consumo de pescado azul, menores síntomas de depresión y problemas mentales, y mayor capacidad para tener emociones positivas. Además, si se quiere evitar el posible contenido en mercurio de los pescados grandes como el atún, siempre pueden escogerse pescados pequeños, como las sardinas y los boquerones, que además, si se consumen con espinas, son una fuente de calcio muy importante para el crecimiento. 

- Entre las verduras, los tomates proporcionan minerales y vitaminas importantes para la producción en el organismo de sustancias relajantes como la dopamina o la serotonina. En la piel de las patatas pequeñas también pueden encontrarse fitonutrientes pro-relajación, por lo que es recomendable consumirlas así.

- Y como colofón, las nueces, un superalimento que contiene todos los micronutrientes necesarios para convertirse en el complemento ideal en la dieta de la felicidad, vitaminas como la E o el ácido fólico, minerales como el hierro, el manganeso o el zinc y ácidos grasos omega 3.