Por qué los niños han de comer pan a diario

Beneficios del pan en la dieta de los niños

Por algún motivo, científicamente infundado, se han atribuido al pan características que no tiene, como el contener calorías vacías y ser muy calórico, cuando en realidad, el pan es, junto con otros cereales, arroz o trigo en forma de pasta, la base de la dieta mediterránea y de la pirámide alimenticia. Esta es sólo una de las razones por las que los niños han de comer pan a diario.

¿Los niños deben comer pan a diario?

Por qué los niños han de comer pan a diario

Los niños que toman pan a diario tienen menos exceso de peso, esto puede parecer extraño ya que se suele pensar que es un alimento muy calórico. En Guiainfantil.com te contamos por qué los niños han de comer pan a diario:

- Su contenido calórico proviene de los hidratos de carbono que contiene, a razón de 4 kcal por cada gramo de hidratos, que, si lo comparamos con la energía que proporcionan las grasas, 9 kcal/g, es menos de la mitad.

- Los hidratos de carbono deberían suponer el 60% del aporte calórico de la dieta, sobre todo en la infancia, ya que la glucosa es de vital importancia para el sistema nervioso y el cerebro, cuyas células necesitan diariamente un aporte equilibrado de este azúcar.

- La energía que proporcionan los carbohidratos es la más eficiente de todos los macronutrientes, ya que en presencia de hidratos de carbono, son éstos los que se consumen por delante de la proteína o las grasas. En comparación con la energía que proporcionan proteínas o grasas, y consumidos en las cantidades necesarias, los carbohidratos no se acumulan y por tanto no generan residuos grasos en el organismo.

- Es un alimento con bastante poder saciante, es decir, es capaz de aplacar la sensación de hambre durante un tiempo relativamente prolongado.

- El pan tradicional favorece el correcto desarrollo de la boca del niño, ayudando a que adquieran, desarrollen y afiancen su habilidad para la masticación.

Es cierto, sin embargo, que no todos los panes son iguales, por lo que estos beneficios son los que se obtienen del consumo de pan tradicional, mejor cuanto menos procesado esté el grano, ya que, en este caso, supone también un aporte de fibra, que, además de facilitar la motilidad intestinal, también se caracteriza por aumentar la sensación de saciedad, disminuyendo el deseo de comer en exceso, y por tanto, ejerciendo un efecto protector frente a la obesidad.

Qué tipo de pan es menos saludable para los niños

Si hablamos del pan de molde o del pan blanco elaborado con harinas muy refinadas, hablamos también de desventajas como

- Aumento del aporte de azúcares sencillos, de rápida absorción y que generan una secreción de insulina repentina. Las células pueden recibir más glucosa de la necesaria, ocasionando un exceso que se almacena en el hígado en forma de glucógeno, y, una vez completada esta reserva, se acumula en el organismo en forma en grasa.

- Aporte de grasas hidrogenadas, saturadas, y grasas trans. Estas grasas, utilizadas para obtener la textura del pan de molde, no benefician en nada la salud de nuestros hijos, y menos aún si se toman en exceso.

Ofreciendo a nuestros hijos una dieta que incluya pan integral, mejor aún si es con frutos secos o semillas, se consigue aportar una energía saludable acompañada de ácidos grasos de muy buena calidad.