Síntomas inequívocos de intoxicación alimentaria en niños

Qué señales nos indican que el niño está sufriendo una intoxicación alimentaria

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Las intoxicaciones alimentarias son muy comunes en cualquier momento, pero, en los pequeños de la casa, suelen considerarse más peligrosas debido a la inmadurez de su sistema inmunitario.

Tras la ingesta de un alimento o bebida contaminado, los primeros síntomas de la toxiinfección alimentaria pueden aparecer desde menos de una hora hasta 12 - 48 horas tras la ingestión, aunque en ocasiones pueden tardar varios días. Pero, ¿cuáles son? Estos son los síntomas de intoxicación alimentaria en niños.

Cuáles son los síntomas de intoxicación alimentaria en niños

Niños con intoxicación alimentaria 

La flora microbiana presente en el ambiente, ya sean bacterias, virus, hongos o parásitos, pueden contaminar los alimentos y bebidas y encontrar en ellos la vía de entrada en el organismo del niño.

El principal problema de estas contaminaciones, es que no suelen ser detectables a simple vista y el alimentos tiene una apariencia, sabor y olor perfectamente normales, por lo que, salvo las básicas medidas de higiene tanto de los alimentos, como del manipulador de los mismos –el que prepara la comida- y del niño, no tenemos medidas para evitarlas. 

 Además, las manifestaciones clínicas pueden ser tanto repentinas y graves como ocurrir lentamente, espaciadas en el tiempo, y variando tanto en sintomatología como en gravedad.

- Vómitos, náuseas y diarreas: son la sintomatología más común ya que el malestar estomacal se relaciona con el grueso de las intoxicaciones alimentarias, ya sean por bacterias o virus (como el Norovirus, muy frecuente en la infancia). Algunas bacterias, como Escherichia coli O157:H7, producen toxinas, cuya infección es más severa pero también comienza con síntomas de diarrea frecuentemente acompañada de sangre. Curiosamente, algunas infecciones, como la causada por Bacillus cereus, ocasiona diarrea y náuseas además de calambres abdominales, pero rara vez se producen vómitos.

- Cefaleas y altas temperaturas: algunas toxiinfecciones, como la salmonelosis por ejemplo, se manifiestan también con dolores de cabeza y fiebre, que suele dar paso a los síntomas gastrointestinales.

- Manifestaciones en la piel: la presencia de anisakis en los pescados puede desencadenar la aparición de urticaria, ronchas en la piel e inflamación de la garganta, aunque solo en los casos en los que exista sensibilidad –alergia- a este parásito. 

- Dolores musculares y síntomas gripales: la listeriosis es una de las toxiinfecciones que suele manifestarse con esta sintomatología, derivando después en sintomatología gastrointestinal o bien, si llega a afectar al sistema nervioso, con síntomas de meningoencefalitis, como cefaleas acompañadas de rigidez del cuello y pérdida de equilibrio. La toxoplasmosis también se manifiesta con síntomas gripales, aunque no suele revestir gravedad en la infancia.

- Síntomas que afectan al sistema nervioso: Clostridium botulinum, o más bien su toxina, la toxina botulínica, produce botulismo, enfermedad que se caracteriza por debilidad muscular y vértigo, acompañados de afecciones a los órganos de los sentidos (doble visión, dificultad para hablar y respirar…).