Cómo evitar intoxicaciones alimentarias en niños esta Navidad

5 consejos para evitar infecciones alimentarias en niños durante las fiestas navideñas

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Si algo puede equipararse en importancia a la llegada de Papá Noel o los Reyes Magos a nuestros hogares durante el periodo navideño son las reuniones familiares y como no, las comilonas.

Sea cual sea el plato principal elegido, pavo asado, cordero, lubinas o unos buenos chuletones, suele ir acompañado de aperitivos, entremeses, salsas y postres que hacen en conjunto una cantidad desorbitada de platos que aumentan el estrés en la cocina y en la mesa.

Veamos cinco sencillos consejos para conseguir que, en estas fechas tan familiares, las intoxicaciones alimentarias en niños no añadan estrés a las reuniones en Navidad.

5 consejos para evitar intoxicaciones alimentarias en niños esta Navidad 

Intoxicaciones alimentarias en niños esta Navidad

- Evita las contaminaciones cruzadas. Cuando se están cocinando varios platos y a la vez se está vigilando y entreteniendo a los más pequeños, es fácil no saber que cuchillo se ha usado para cortar la carne, cual para las verduras y que tabla para cada cosa. Es útil preparar dos puestos de trabajo, uno para alimentos que van a consumirse en crudo, como frutas o ensaladas, y otro para los que van a cocinarse y ser cuidadoso con la limpieza de ambos. Si nos sirve de ayuda para mantenerlos diferenciados, los niños pueden encargarse de lavar frutas y colocarlas en el puesto apropiado, lejos del afilado cuchillo de la carne.

- Asegúrate de cocinar los asados durante más tiempo a menos temperatura y no al contrario. A pesar de que la prisa pueda incitarnos a hacerlo, cocinar un asado a más temperatura y durante menos tiempo puede resultar en que el centro de la pieza no se cocine en su totalidad, pudiendo ser foco de bacterias que pueden ser potencialmente peligrosas.

- Las sobras, a la nevera. Con los platos por recoger, los niños por acostar y las uvas aun por tomar, muchas veces nos olvidamos de los restos de comida ya templados encima de la encimera, aumentando en ellos el peligro de sobre-crecimiento microbiano. La comida caliente no debe guardarse en la nevera, pero si debe hacerse una vez templada, bien cerrada y en porciones pequeñas. Es necesario asegurarse que las sobras se calientan por completo antes de comerlas.

- Fíjate en las fechas de consumos preferentes, sobre todo si los alimentos contienen huevo o leche cruda en su composición. Estos alimentos pueden ser fuente de Listeria Monocytogenes, un microorganismo que crece fácilmente en refrigeración, por lo que respetar la fecha de consumo recomendado es trascendental para evitar intoxicaciones alimentarias en niños esta Navidad.

- Asegúrate de lavar bien las verduras, aunque vengan preparadas. Las ensaladas en bolsa nos facilitan mucho el trabajo, y, generalmente, no suelen plantear un problema, pero no está demás darles un último lavado antes de colocarlas en el bol. Esta tarea es una de las que pueden encomendarse a los más pequeños, que no solo lo harán encantados sino que se sentirán involucrados en la preparación de esta cena tan importante.