10 cosas que no sabías sobre el autismo infantil

Qué cosas desconocemos del autismo en la infancia

Sobre el autismo existe mucha desinformación y creencias erróneas que debemos desterrar definitivamente. Desde Guiainfantil.com queremos aclarar ciertas dudas que aún hoy existen sobre este trastorno, y para ello hemos pedido la colaboración de padres y expertos de la Federación Autismo Madrid (España).

Aquí tienes algunos de los mitos que existen sobre los niños con autismo y sus correcciones adecuadas.

10 cosas que no sabías sobre el autismo infantil

Niño con autismo

1. El autismo no es una enfermedad. El autismo no es una enfermedad, sino un trastorno que afecta a tres áreas importantes: el área de la comunicación, el área del comportamiento y el área de las relaciones sociales.

2. Los niños con autismo no están en un 'mundo lejano'. El autismo no es oscuro ni lejano. Los niños con autismo no están en otro mundo ni aislados. Lo único es que se comunican de forma diferente. No suelen utilizar las palabras, sino las imágenes o los pictogramas. Es cierto que los niños con autismo no suelen fijar la mirada cuando hablan, y no utilizan apenas las palabras, pero no significa que estén en un 'mundo lejano'. 

3. Los niños con autismo no se traumatizan si les tocas. Los niños con autismo pueden ser muy cariñosos. Hay niños con autismo menos cariñosos y otros más. Lo que sé es cierto que sus habilidades sociales están mermadas, pero no que no puedan expresar sus sentimientos.

4. Los niños con autismo no son todos iguales. Ningún niños con autismo es igual al otro. Cada uno tiene sus particularidades, ya que el autismo afecta a tres áreas diferentes en distinto grado: un niño con autismo puede tener más problemas de comunicación pero menos de comportamiento, y otro en cambio puede tener más problemas en el área de las relaciones sociales... El autismo infantil es como los colores: un mismo color puede tener diferentes tonalidades.

5. Un niño nace con autismo. El origen tiene un claro componente genético (que no significa que tenga que ser hereditario). Puede ser por una mutación genética antes de que el bebé nazca. No se sabe por qué, pero sucede. El niño ya tiene autismo desde que nace, aunque no se puede diagnosticar hasta más adelante. De momento no se puede diagnosticar desde el embarazo. Lo que sí se conoce es que nacen más niños que niñas con autismo. De hecho, por cada cuatro niños con autismo, nace una niña con autismo.

6. El Asperger es autismo.  El Asperger está dentro del espectro autista. Lo que pasa es que tiene algunas particularidades, pero sí se considera autismo. Dentro del espectro del autismo, hay muchísimas tonalidades, y el Asperger es una de estas tonalidades. Los niños con Asperger son niños con autismo con un gran potencial. La capacidad de aprendizaje de los niños con Asperger puede ser muy buena. pero estos niños pueden ver sus capacidades sociales mermadas. 

7. Los niños con autismo sí se comunican. Los niños con autismo sí se comunican, pero de forma diferente. Utilizan más las imágenes, los signos, los pictogramas y sonidos concretos. 

8. Los niños con autismo sí pueden (y deben) ir al colegio. Claro que pueden ir al colegio. Pueden ir a colegios con modalidades especiales para niños con autismo o a colegios ordinarios de inclusión, con aulas que cuentan con apoyo y refuerzo educativo. Hay muchas opciones para que los niños puedan acudir al colegio, aunque sí es cierto que falta formación entre los docentes. 

9. El autismo no se cura con una pastilla. A día de hoy no existe cura para el autismo. Ni tampoco fórmulas mágicas que puedan eliminarlo. Lo único que existe son terapias personalizadas para mejorar la calidad de vida de los niños con autismo.

10. La celiaquía no puede crear autismo. No es así. Los niños con autismo presentan problemas con la alimentación, pero no significa que una intolerancia al gluten o a la lactosa pueda derivar en autismo. No hay ninguna demostración científica de la relación entre el gluten y el autismo. Sí existen trastornos alimentarios, porque los niños con autismo son muy selectivos. También lo son con la comida. 

Fuente: Laura Hijosa y José Antonio Meleno (Federación Autismo Madrid)