Cuáles son las diferencias entre fimosis y parafimosis

Una patología que afecta a los niños antes de los 3 años

La fimosis es una patología muy común en los niños recién nacidos.

Aunque en la mayoría de los casos se corrige naturalmente durante el desarrollo del niño antes de los 3 años, existe un pequeño porcentaje de casos en los que se requiere intervención médica.

Por otro lado, no es lo mismo fimosis que parafimosis. Te contamos las diferencias que hay entre estas dos patologías

Diferencias entre fimosis y parafimosis

Cuáles son las diferencias entre fimosis y parafimosis

La fimosis consiste en un problema que se da en algunos niños varones provocado por la estrechez del prepucio (piel que recubre el pene) y que puede provocar molestias o dolor al no poder descubrir el glande (parte superior del pene).

Esto es algo bastante normal en un niño recién nacido, pero con el tiempo la piel que se adhiere a la punta del pene debería retraerse. En un 90% de los niños de 3 años esto sucede así, pero en ocasiones no se consigue el deslizamiento del prepucio en estado de flacidez, y es necesario acudir al médico, aunque el problema pueda no influir en la vida normal del niño.

La fimosis tiene consecuencias en la correcta higiene del pene causando infecciones, y puede ser un inconveniente a la hora de mantener relaciones sexuales en un futuro.

Una creencia común es que debemos echar hacia atrás la piel del prepucio del bebé para evitar este problema, sin embargo, hay que tener cuidado, ya que aunque esto puede ayudar si se hace con cuidado y de forma suave y prolongada en el tiempo, tiene un efecto rebote, es decir, que hacerlo en una edad demasiado temprana o con brusquedad, puede producir fimosis. La razón es que la herida que podemos provocar en el prepucio al niño puede tener como consecuencia una cicatriz fibrosa provocando más adherencia al prepucio.  

Por otro lado, la parafimosis es un empeoramiento de la fimosis, ya que supone el estrangulamiento del prepucio una vez descubierto el glande. Esto puede provocar una necrosis del pene al no llegar el riego sanguíneo y, por tanto, si vemos que el glande se congestiona debemos acudir urgentemente al médico, quien intentará liberar el pene manualmente, y si no se puede, practicar una cirugía de urgencia.

¿Cómo saber si el niño tiene fimosis?

1- Por un abultamiento del prepucio cuando el niño va a orinar.

2- Imposibilidad de retraer el prepucio completamente a los 3 años de edad.

¿Cómo saber si el niño tiene parafimosis?

- La punta del pene o glande se ennegrece cuando echamos el prepucio hacia atrás.

- Existe dolor.

- El prepucio no puede cubrir la totalidad del pene.

- Estrangula el pene por detrás del glande.

¿Cómo podemos evitar la fimosis?

Existen diferentes tratamientos según los casos. Lo más habitual es hacer estiramientos progresivos y diarios del prepucio, aunque también es habitual el uso de cremas con corticosteroides o la intervención quirúrgica.