Falsos mitos sobre la dislexia en niños

Dislexia en niños: falsas creencias

La dislexia es una alteración que afecta a las áreas de la lectura y la escritura. Sin embargo, a menudo se utiliza este término de manera errónea.

En Guiainfantil.com te contamos algunas de las falsas creencias y mitos acerca de este trastorno: dislexia infantil.

7 falsas creencias sobre la dislexia infantil

Falsas ideas y mitos sobre la dislexia

1- Todos los niños que leen mal son disléxicos: A pesar de que la dislexia sea una alteración con alta prevalencia, no debemos generalizar. Para determinar si un niño tiene o no dislexia será necesario una evaluación pormenorizada realizada por un profesional.

2- El niño que escribe al revés tiene dislexia: Esta alteración puede estar presente en niños con dislexia, pero no es suficiente para llevar a cabo un diagnóstico certero. Será necesario evaluar otras áreas, ya que estos fallos pueden ser parte del proceso normal de aprendizaje de la lectura y la escritura.

3- La culpa es de los padres y profesores: Los padres y los profesores forman parte del ambiente más cercano del niño, por lo que pueden ser un buen refuerzo para el aprendizaje correcto de la lectura y la escritura. Sin embargo, no podemos decir que sean los causantes de esta alteración.

4- Los niños con dislexia son más vagos: Es común que estos niños presenten dificultades en el colegio, o poco interés por algunas tareas, pero esto no se debe a que sean vagos; por el contrario, son niños curiosos y con ganas de aprender, pero que presentan dificultades añadidas, por lo que su motivación puede verse afectada.

5- Los niños disléxicos son menos inteligentes: Esto no es cierto, ya que uno de los factores necesarios para realizar el diagnóstico de dislexia es que exista una inteligencia normal. Por ello, debemos exigirles lo mismo académicamente pero de otra manera más accesible para ellos.

6- Existe una alteración sensorial que causa el problema (visual o auditiva): Al igual que en el caso anterior, una capacidad sensorial normal es necesaria para poder llevar a cabo un diagnóstico de dislexia.

7- Los niños con dislexia no pueden leer: Un niño con dislexia puede aprender a leer, aunque es posible que le lleve más tiempo y esfuerzo.

Estas son algunas de las creencias incorrectas en relación con la dislexia. Por ello, si tiene dudas sobre si su hijo puede presentar esta alteración, no dude consultar con su logopeda más cercano. ¡Él sabrá qué hacer!