10 errores al aplicar protector solar a los niños

Errores de los padres al aplicar la crema de protección solar a sus hijos

Sabemos que la protección solar es muy importante para proteger la delicada piel de los niños, pero además de nuestra buena intención, debemos saber hacerlo de forma correcta. Parece sencillo, pero a menudo olvidamos algunas normas básicas.

Los padres cometemos algunos errores al aplicar protector solar a los niños. Aquí tienes algunos. Presta atención a estos consejos para hacerlo de forma correcta.

Los grandes errores al aplicar protector solar a los niños 

Errores al aplicar crema protectora en los niños

1. Dar la crema solar al niño justo antes de entrar en el agua. La mayoría de cremas protectoras no son de acción inmediata. Por eso es recomendable aplicar la crema solar a nuestro hijo media hora antes de salir a la calle o ir a la piscina o la playa.

2. Dar la crema solar después de ponerle el bañador. Tendemos a ponerles primero el bañador o la ropa y dar después la crema protectora en las zonas que quedan visibles, como brazos, piernas y cara. Pero esto hace más difícil el poder extenderlo bien. Lo correcto es aplicar la crema protectora antes de vestir al niño. De esta forma nos aseguramos de que la piel la absorba bien el producto.

3. Extender poca crema protectora. Para asegurarnos de que aplicamos suficiente crema protectora, debemos seguir estos pasos: divide el cuerpo del niño en 11 zonas. La zona 1 será la cara. En esa zona bastará con un dedo de crema solar. Para el resto de zonas, necesitarás dos dedos de producto. 

Protección solar

4. Empezar a dar crema protectora en las piernas. Lo correcto es empezar por la parte superior y seguir hacia abajo, ya que la parte superior es la primera en entrar en contacto con el sol.

5. Aplicar la crema fotoprotectora extendiéndola de forma arbitraria. La crema protectora se extiende en círculos, ejerciendo un suave masaje con los dedos juntos. De esta forma es mucho más sencillo extender la crema sin que se quede producto entre los dedos.

6. Olvidarse de algunas zonas sensibles. Es decir: el empeine de los pies, las orejas, la nuca, los párpados, los labios y manos. Son las zonas más olvidadas a la hora de aplicar la crema protectora

7. Dar poca cantidad de crema en la nariz. La nariz es la zona de la cara que más se quema. necesita una dosis extra de producto.

8. No aplicar crema solar en días nublados. A pesar de las nubes, los rayos ultravioletas están ahí y son igual de perjudiciales. No olvidemos dar crema solar a los niños en días nublados. El 90% de los rayos ultravioletas atraviesan las nubes.

9. Perfumar a los niños cuando van a tomar el sol. El perfume puede provocar con el sol alergias y provocar la aparición de manchas.

10. Olvidarnos de la crema solar nada más salir de casa. Debemos volver a dar crema solar cada dos horas. Si vamos a estar muchas horas al aire libre, deberemos repetir la operación para asegurarnos de que nuestro hijo está bien protegido.

Fuente: Protextrem baby, kids & mammy