Ginecomastia puberal. Cuando al niño le crece el pecho

Una patología frecuente en la pubertad, benigna y transitoria

A lo largo de su desarrollo puberal cerca del 50-60% de los niños de entre 13 y 14 años puede desarrollar al inicio de la pubertad lo que se denomina ginecomastia transitoria

Los adolescentes pueden experimentar como sus glándulas mamarias empiezan a crecer. Puede ser de manera individual, en una sola mama, o incluso de manera conjunta, en ambas. 

Por qué a algunos niños les crece el pecho

Cuando al niño le crece el pecho: ginecomastia

La ginecomastia puberal o transitoria es algo frecuente y normal en el desarrollo de los adolescentes, según aseguran los expertos. Básicamente es algo estético aunque también puede ser un signo de una enfermedad subyacente por lo que debe ser valorado por un médico para descartar cualquier otra patología.

¿A qué se debe este aumento del volumen de las mamas en los niños? 

Según apunta la Asociación Española de Pediatría, en la mayor parte de los casos puede deberse a un desequilibrio de sus hormonas dándose el caso de un nivel menor de andrógenos que de estrógenos. 

También puede aparecer tras la toma de medicamentos u otro tipo de sustancias como: estrógenos, esteroides anabólicos, corticoides, drogas como el cannabis o las anfetaminas. Determinadas enfermedades hepáticas, tiroideas, renales, o por ejemplo la malnutrición también pueden desencadenar el aumento de las mamas en los niños así como causas genéticas o también tumorales.

¿Cómo se presenta la ginecomastia puberal? 

Tenemos que diferenciar el aumento de las mamas en los adolescentes por una acumulación de la grasa en la zona pectoral, en cuyo caso tiene una consistencia blanda, de la ginecomastia puberal que es firme y que incluso puede molestar al tacto. Las mamas en este caso pueden llegar a enrojecerse y a secretar un líquido. 

En el caso de que se desarrolle una ginecomastia puberal en un adolescente con sobrepeso el impacto estético puede ser mayor.

¿Cómo se trata este desarrollo de las mamas en los niños?

La ginecomastia es transitoria y benigna y desaparece por sí sola. No es grave ni requiere tomar ningún medicamento. En el caso de que crezca mucho en volumen, se haya fibrosado, no desaparezca con el paso del tiempo o afecte significativamente en el día a día del joven, el médico valorará un tratamiento a base de andrógenos o incluso una intervención quirúrgica para eliminarla. 

En ocasiones puede provocar en los niños daños psicoemocionales, cierta ansiedad o temor, incluso complejo, rechazando la exposición del torso o evitando realizar determinadas actividades deportivas. Conviene hacerles entender de qué se trata, calmarles, e intentar que para ellos no suponga ningún trauma ya que es una situación transitoria.