Madres y padres que sufren el síndrome de percentilitis. ¿Qué hacer?

Diferencias de percentiles entre los niños alimentos con leche materna y los que toman leche de fórmula o artificial

En los últimos años existe una obsesión, muchas veces injustificada por parte de los padres y madres, por el peso y la talla de sus hijos. Tal es el volumen de padres y madres preocupados por si su hijo está ‘en el percentil correcto’ de crecimiento y desarrollo que algunos pediatras hemos acuñado el término coloquial y nada médico de percentilitis. ¿Sufres tú de esta psicosis? ¿Tienes el síndrome de percentilitis?

Por qué muchos padres sufren el síndrome de percentilitis

percentiles en niños

Si eres madre y estás leyendo este artículo sabrás que es todo un clásico preguntar en la consulta pediátrica cómo va de peso y talla el bebé. Si el pediatra por alguna casualidad dice que el niño 'va límite de talla o peso', se genera mucha incertidumbre que lo único que provoca es un gran caos.

Para poner un poco de luz a esta cuestión, he querido centrarme en contarte de qué depende el desarrollo de un niño, qué lleva a que esté por encima, por debajo o dentro de su percentil y, sobre todo, arrojar un poco de calma para que este síndrome de percentilitis no se convierta en algo crónico.

Ahora bien, además del peso, talla e IMC, existen muchos factores que deben ser tomados en cuenta a la hora de evaluar a un niño en la consulta. No solo se trata de los percentiles, sino que además hay que conocer los antecedentes perinatales, los factores genéticos, los personales, la alimentación con leche materna o fórmula infantil, la edad de inicio de la alimentación complementaria, las enfermedades de base, horas de sueño, los factores ambientales, entre muchos otros aspectos.

Esto nos sirve de mucho a los pediatras porque, si un niño está discretamente bajo en los percentiles pero se ha mantenido en la curva y esa curva no sufre un descenso en las próximas evaluaciones, se alimenta bien, está sano y luce bien, no tiene por qué ser motivo de preocupación ni para sus padres ni para el profesional de la salud.

Caso contrario, si en sus próximos controles y seguimiento pediátrico, se observa descenso de esas curvas  de crecimiento, hay que asegurarse que el niño ha sido bien medido y pesado (observar si en consultas anteriores fue pesado con ropa y esta vez no), que la balanza esté calibrada correctamente, que el niño no haya tenido recientemente gastroenteritis (entre otras enfermedades) y si todo lo anterior está bien, entonces indagar en enfermedades que interfieren con la ganancia de peso y talla, de las cuales las más comunes son las enfermedades renales, endocrinas y metabólicas entre otras.

En el caso de los lactantes menores de 6 meses que no han iniciado la alimentación complementaria, habría que investigar si hay una transferencia de leche materna inadecuada: agarre al pecho inadecuado, limitación de tomas de leche, sustitución de leche por líquidos no permitidos antes de los 6 meses de edad, preparación inadecuada de la fórmula infantil.

Si todo está bien, entonces descartar la presencia de infecciones, trastornos como enfermedades renales con afectación tubular renal, trastornos hormonales, gastrointestinales (por ejemplo alergias alimentarias hasta malabsorción intestinal, entre otras), cardiopatías congénitas, alteración del sistema nervioso central o causas maternas (cirugía mamaria).

Lo que debes saber sobre los percentiles en niños alimentados con leche materna

los percentiles en niños alimentados con leche materna

Es  frecuente observar algunos bebés que reciben leche materna exclusiva y el pediatra informa a sus padres que no hay buena ganancia de peso, por lo que indican el inicio de fórmula para que aumente de peso.

Esto no es la solución, ya que la leche materna es un alimento completo que le da al niño los nutrientes que necesita ajustado a la edad, por lo que suplementar sin investigar la causa es un error común que muchos profesionales suelen cometer. Indicarle fórmula no va a solucionar que mejore en los percentiles, sabiendo que hay muy pocas causas que interfieren con la producción de leche materna (hipoplasia mamaria, por ejemplo, donde según sea el caso, sí pudiera estar justificado el uso de fórmula).

La ganancia de peso es distinta en el bebé amamantado al que recibe fórmula, de hecho, las curvas de crecimiento de la OMS fueron diseñadas en base a niños alimentados con leche materna y simplemente son referenciales.

Si tu pediatra te informa que tu bebé está estancado en peso y talla, asegúrate que la evaluación sea de manera correcta y que se investigue la presencia o no de enfermedades, aplica las recomendaciones que te da y no te desesperes ni caigas en comparación con otros bebés de su misma edad.

Cada ser humano se desarrolla distinto a otro y cada uno debe ser evaluado de manera individualizada; si por el contrario, va bien en sus curvas de crecimiento, y te dicen que 'se ve delgado', confía en su médico y no te estreses de manera innecesaria.

Puedes leer más artículos similares a Madres y padres que sufren el síndrome de percentilitis. ¿Qué hacer?, en la categoría de Peso y talla en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: