Señales que indican que un bebé se está desarrollando correctamente

Hitos del desarrollo psicomotor en un niño de hasta los 24 meses de edad

Una vez que nos hacemos madres nuestra principal preocupación es que todo en nuestro pequeño marche bien, sobre todo en el aspecto de la salud. Que nuestro hijo esté sano y su desarrollo sea el más óptimo posible es de las cosas que más inquietan y quitan el sueño a los padres, por eso en este artículo quiero contarte cuáles son esas señales que indican que un bebé se está desarrollando correctamente, qué factores influyen en ese proceso y cuándo hay alertarse.

Factores que determinan que un bebé no se está desarrollando correctamente

desarrollo correcto del niño

El desarrollo del niño es un proceso continuo que surge de manera ordenada, destacando que el período de mayor desarrollo y crecimiento es en el primer año de vida, fundamental para detectar problemas del neurodesarrollo y poder actuar de manera inmediata y oportuna ante la sospecha de cualquier retraso.

Hay que tomar en cuenta también que el crecimiento del cerebro es en un 80% hasta los 2 años de edad, lo que le permite al niño adquirir de manera rápida las diferentes habilidades y destrezas. Este desarrollo del que te hablo sigue 'siempre' un mismo patrón, por ejemplo, en la esfera motora (la céfalo-caudal, es decir, de la cabeza a los pies) primero sostiene su cabeza, luego se mantiene sentado, más adelante gatea, se para, luego camina y finalmente corre. En lo que se refiere al próximo-distal (del centro hacia afuera) el primer avance que se aprecia es el control de las partes más próximas a la línea media de su cuerpo, como los brazos y los dedos.

A nivel médico existen herramientas, como la escala de Denver, que permiten evaluar la normalidad en cuanto al desarrollo motor fino, motor grueso, lenguaje y personal-social y así para poder identificar que el el niño esté evolucionando de la manera adecuada. Es importante aclarar que esas cuatro esferas con las que se evalúa muestran las edades en las que aparece la adquisición de una habilidad, y es totalmente cierto que existe un límite inferior y superior en el que el niño puede desarrollar cada una de ellas.

Esta adquisición o aprendizaje de ciertas destrezas varía de un lactante a otro, siendo totalmente normal, porque cada individuo es diferente. El neurodesarrollo no supone edades estrictas, pero sí orientativas y variables, siempre tomando en cuenta que una vez que se salen de esos rangos el deber del profesional de la salud es investigar las posibles causas de ello. Algunos de los factores desencadenantes que pueden llevar a un retraso son:

desarrollo bueno de un niño

- Antecedentes del embarazo (alimentación, suplementación con ácido fólico, infecciones, hábito tabáquico, uso de drogas y medicamentos, trastornos útero-placentarios, diabetes mellitus materna, hipo/hipertiroidismo, epilepsia materna, embarazo de alto riesgo...).

- Antecedentes peri y neonatales (asfixia perinatal, anemia, transfusiones, infecciones neonatales, distrés respiratorio, gemelaridad, bajo peso al nacer, restricción del crecimiento intrauterino, prematuridad,  peso y talla al caer, macrosomía).

- Enfermedades y condiciones del niño (síndrome genético, infecciones, parálisis cerebral infantil, alimentación...).

- Antecedentes familiares de importancia, que podrían orientar en el desarrollo del niño.

Por ejemplo, un lactante que nació prematuro no tiene generalmente el desarrollo de un lactante que nació a término, por lo que la adquisición de habilidades en el desarrollo se verían de manera más tardía, tomando en cuenta lo que se llama la edad corregida, que es la edad que tuviera ese lactante si hubiese nacido a las 40 semanas de gestación (embarazo a término).

Hitos del desarrollo psicomotor de un bebé hasta los dos años que se encuentran dentro de los márgenes de la normalidad

hitos en el desarrollo de un niño de dos años

Hablemos un poco a manera general de algunas de las destrezas que más peso tienen en una consulta pediátrica hasta que el niño alcanza los 24 meses de edad y a las que los pediatras prestamos especial atención:

- Control o sostén cefálico, es decir, que mantenga por sí solo su cabecita en posición vertical, adquirido entre los 2  a 3 meses de edad.

- Balbuceo desde los 4 meses en adelante.

- Rolados, es decir, darse la vuelta entre 4 y 5 meses de edad.

- Mantenerse sentado con apoyo, adquirido entre los 6 a 7 meses de edad.

- Hacer pinza, logrado a los 9 meses.

- Gateo entre 9 y 10 meses de edad.

- Subir escaleras cuando está a punto de cumplir los dos años de edad.

[Leer más: Por qué los bebés adoran subir y bajar escaleras]

Señales que alertan de que el desarrollo no está siendo el adecuado

alerta en el desarrollo del niño

Ahora bien, existen signos de alarma en el neurodesarrollo. Si el niño no fija la mirada, no socializa, hay retraso en la adquisición del lenguaje, a nivel motor fino y grueso no adquiere las destrezas esperadas para la edad, no tiene control cefálico, no hay buen tono muscular o están ausentes o disminuídos algunos reflejos es importante que siga una evaluación por un equipo multidisciplinario que abarque pediatría, neuropediatría, fisioterapeuta y/o fonoaudiología, ya que el manejo debe ser integral e individualizado.

Como padres no olvidar que cada bebé sigue un patrón de desarrollo distinto y no se puede comparar ningún niño con otro, incluso entre hermanos. No hay que englobar, porque cada uno viene de un organismo genéticamente diferente. Además que la alimentación, estimulación y cuidados que recibe cada lactante influye en su desarrollo posterior, por ello, la consulta durante el primer año de vida con el pediatra es fundamental para detectar alteraciones en el neurodesarrollo.

Puedes leer más artículos similares a Señales que indican que un bebé se está desarrollando correctamente, en la categoría de Etapas de desarrollo en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: