Suplementos vitamínicos para niños, ¿son necesarios?

¿Debemos dar complejos vitamínicos a nuestros hijos?

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Los suplementos vitamínicos para niños y para adultos, son un medicamento que debe ser prescrito por el médico de familia o el pediatra. Partiendo de esta base, suplementar la dieta infantil con complejos vitamínicos sin un motivo médico que lo apoye no supone beneficio alguno para su salud, sino que puede llegar a ser contraproducente. Te contamos por qué.

¿Necesitan los niños suplementos vitamínicos? 

Suplementos vitamínicos para niños

Una vez introducida la alimentación complementaria, el niño obtiene sus micronutrientes no solo de la leche, sino también del resto de los alimentos que componen su dieta, de ahí la importancia de introducir alimentos ricos en hierro, ya que la leche materna es algo pobre en este mineral.

Los suplementos vitamínicos aportan vitaminas, minerales y oligoelementos, además de ácidos grasos omega 3 y omega 6 que pueden escasear en la dieta. Idealmente, y si la dieta de tu hijo contiene, en líneas generales, frutas y verduras que aporten vitaminas y minerales, arroces y pastas –preferiblemente integrales- de los que obtengan energía, carnes y huevos de los que obtener aminoácidos y pescados y/o frutos secos que aporten ácidos grasos esenciales, es bastante probable que tenga todo lo que necesita

Sin embargo, en ocasiones, unos hábitos alimentarios inadecuados repercuten en la salud del niño haciendo necesario el aporte externo de algunos micronutrientes, aunque es necesario evaluar cada caso de manera individual y atenerse a la recomendación del pediatra.

Los bebés amamantados de manera exclusiva, así como los que se alimentan con leche de formula en exclusiva, cubren sus necesidades de vitaminas y minerales a partir de la leche, por lo que no está justificado el aporte externo de vitaminas.

Solamente en casos de bebés prematuros o con alguna condición médica es recomendable suplementar su dieta, aunque será el pediatra o el neonatólogo el que lo recomiende.

Cuidado con los suplementos vitamínicos para niños

Los complejos vitamínicos pueden ser problemáticos por varios motivos:

- El exceso de algunas vitaminas, sobre todo liposolubles, y minerales, se acumula en el organismo, pudiendo llegar a poner en peligro la salud. Las vitaminas A y D en particular, consumidas en exceso, son muy tóxicas para el cerebro, los huesos, los riñones y el hígado entre otros órganos.

- Aportar de manera externa estos compuestos puede incitar al consumo de una dieta menos saludable, ya que con la excusa de que ya se consumen suficientes vitaminas pueden obviarse frutas y verduras, necesarias en la dieta por otros motivos además de su aporte de micronutrientes, como su aporte de fibra.

- El funcionamiento armónico del organismo no solo se consigue con al aporte de macro y micronutrientes a partir de la dieta, sino también con el mantenimiento de una flora intestinal estable que colabore con el sistema inmunitario a la hora de combatir infecciones. Utilizar suplementos vitamínicos puede comprometer este aporte bacteriano y desestabilizar el equilibrio de la microflora, haciendo al organismo más susceptible a los agentes externos.