8 extravagantes remedios de las abuelas que... ¡funcionan!

Extraños pero efectivos trucos de las abuelas para aliviar molestias

Guiainfantil.com

Los abuelos, ese gran pozo de sabiduría que siempre tienen en los labios ese refrán que dice: "más sabe el diablo por viejo que por diablo", con el que nos vienen a recordar que por algo peinan canas.

Han vivido ya varias vidas y eso, les da la autoridad suficiente para poder hacer afirmaciones axiomáticas, poder opinar sobre cualquier tema, lo conozcan o no, y para que su criterio valga por encima de los demás. Así es como nacen los conocidos remedios de las abuelas, algunos de ellos tienden a ser realmente raros y extravagantes, y sin embargo... ¡funcionan!

Extraños remedios de las abuelas que funcionan

Remedios de las abuelas que sí funcionan

Ya sea que el bebé tiene tos, que a ti te está fastidiando el lumbago de tanto tomar en brazos a tu hijo, que el niño tenga una verruga... las abuelas tienen una solución para cada molestia, son los conocidos remedios de las abuelas, muchos sin base científica, algunos totalmente erróneos y otros, extrañamente maravillosos. Estos son algunos que, por muy extravagantes que suenen, funcionan:

- Para alejar a los mosquitos: si los mosquitos tienen fijación con tu hijo y le acribillan durante la época de más calor, un buen remedio de las abuelas que funciona es llevar una bolsita con semillas de eucalipto molidas, es un excelente repelente para los molestos mosquitos. En esta línea también está aquel truco que consiste en poner un trocito de patata cruda sobre la picadura, por su poder antiinflamatorio.

Para el estreñimiento: para estimular el recto y ayudar al niño a hacer caca, nuestras abuelas tienen un remedio que funciona. Se trata de introducir una ramita de perejil untada en aceite por el ano, con mucho cuidado por supuesto. Un remedio que, he visto utilizar en versión bastoncillo, a enfermeras en las unidades pediátricas de un par de hospitales.

- Para calmar la tos: es el remedio de las abuelas más conocido, más antiguo, más utilizado y más efectivo, recomendado también por muchos pediatras. Se trata de tomar miel con limón o hacer gárgaras con ella. Un estupendo truco por las propiedades antisépticas de la miel.

Eliminar verrugas: algunas abuelas utilizan un truco barato y fácil de poner en práctica. Se trata de envolver la zona con la verruga con cinta adhesiva para que no pueda respirar, así no podrá respirar y terminará cayendo, una terapia alternativa a la crioterapia o congelación de la verruga. También nos recomiendan aplicar una pasta de ajo (evitando dejarlo mucho tiempo en la zona para evitar que se queme), aloe vera o cebolla.

- Para el resfriado común: las abuelas recurren al consabido caldo de pollo, que hoy en día puede parecer trasnochado, sin embargo, la combinación del pollo, cebolla, zanahoria, patatas y apio hacen que disminuya la sensación general de malestar, ayuda a mantener húmedas las mucosas, despeja la nariz al tomarlo calentito y favorece la expulsión de las secreciones.

- Cuando duele la garganta: "ponte un pañuelito al cuello", es un remedio de lo más natural, pero también de lo más efectivo por muy banal y tontorrón que suene. Y es que hay que llevar la garganta tapada y calentita cuando hay molestia.

- Aliviar el dolor de estómago: las abuelas siempre nos lo dicen, "si al niño le duele la tripa, hazle un té de hierbas". Las infusiones ayudan a pasar el dolor, acidez o las molestias que causan una mala digestión. La de manzanilla es, de entre todas, la más recomendada por las abuelas.

- Expulsar gases: si tu hijo se queja de tener flato o no poder expulsar bien los gases, de entre el repertorio de remedios de la abuela está el de la postura para expulsar gases. ¿En qué consiste? El niño ha de tumbarse en la cama, de costado, con una pierna estirada y otra totalmente encogida. 

¿Y tu abuela? ¿Qué remedio casero te ha transmitido que funciona?