Por qué algunos niños retienen la orina durante horas

Niños que se aguantan las ganas de hacer pis

Nuria G. Alonso de la Torre
Nuria G. Alonso de la Torre Psicóloga infantojuvenil

El control de esfínteres es un momento crucial en el desarrollo de tu hijo y por eso, cuando ves indicios de que tu hijo está preparado optas por quitarle el pañal, aunque no siempre resulta sencillo y te encuentras ante problemas que te frustran y a los que no encuentras una solución concreta.

Uno de ellos, es el que afecta a los niños que retienen la orina durante horas de forma consciente, aunque necesiten ir al baño. Por eso, desde Guiainfantil.com te ofrecemos consejos prácticos para resolver este problema.

La razón por la que algunos niños retienen la orina durante horas

Niños que aguantan el pis durante horas

Aguantarse las ganas de hacer pis no es beneficioso para tu hijo por múltiples razones y como adulto lo sabes, sin embargo, tu hijo no sabe los riesgos que corre de sufrir de forma frecuente infecciones de orina (la vejiga se daña si no acudimos al baño cuando necesitamos ir) y a veces hasta puede generarle fiebre, escalofríos, dolor de estómago o de cabeza.

Cada niño es diferente y resulta difícil simplificar el problema, no obstante, los motivos más habituales por los que suelen retener el pis son los siguientes:

  • La diversión antes que la necesidad: Muchos niños se concentran mucho en el juego y prefieren evitar ir hasta que terminen de jugar y a veces consiguen dilatar más en el tiempo ir al baño o incluso que se le pasen las ganas.
  • El lugar no es el más adecuado: En ocasiones, hay niños que les da asco y no quieren ir a un baño que no sea el suyo o al que está acostumbrado.
  • Miedo: Quizás no se sienta seguro yendo al baño él solo o haya tenido una infección y le ha causado dolor cuando tenía que ir al baño y ahora tenga miedo a que se vuelva a repetir.
  • Falta de independencia: Si está acostumbrado a que tú le preguntas, quizás delega en ti esa responsabilidad y aguanta hasta que seas tú la que se lo recuerdes.
  • Vergüenza: Si es tímido o tiene dificultades para comunicarse, quizás prefiera aguantarse que pedir ayuda delante de los demás.
  • No está tan preparado cómo creías: Es posible que te hayas adelantado para cantar victoria y él aún siga en el proceso de controlar sus esfínteres por completo y hacer caso a las señales que le envía su cuerpo. Controlar los esfínteres por completo requiere tiempo.

Cómo ayudar a los niños que aguantan las ganas de orinar

Si conoces las causas que lo originan y tu hijo es más fácil encontrar una solución y ayudarle a que deje de retener el pis.

Explícale a tu hijo los síntomas que van asociados: Es posible que ya empiece a sentir las consecuencias de no ir al baño, pero que piense que no tiene relación el baño con el dolor, así que empezar por informarle es un gran comienzo. No consiste en explicaciones largas, sólo que sepa que cuanto más se aguante, más dolor tendrá y la única forma de solucionarse es yendo al baño, a veces apoyarse en libros o en sencillas ilustraciones del cuerpo humano les ayuda a comprender mejor algo que no pueden ver.

Proponle una rutina: Incorpora ir al baño como un hábito más dentro de sus rutinas diarias, a ser posible en momentos dónde sepas que suele ir más al baño como después de desayunar, comer o cenar. Es imposible prever todos los momentos, pero sí que puedes adelantarte a muchos de ellos.

Haz más afirmaciones y menos preguntas: Si tu hijo no va al baño porque está entretenido, tiene miedo o siente vergüenza sabes que cuando le preguntes es muy posible que se niegue a ir al baño, a pesar de que estés viendo que está inquieto y se mueve más, así que evita un conflicto preguntándole si sabes la respuesta y opta por decirle en un tono cariñoso, pero firme que te acompañe a ir al baño. De hecho, la única pregunta que puedes hacerle es ¿quiere ir al baño solo conmigo?

No le fuerces ni le hagas sentirse mal: A veces pensamos que si le presionamos para que vaya aunque no tenga ganas o le “chinchamos” conseguiremos que sea un estímulo para él y deje de hacerlo, sin embargo en función del niño puede hundirle aún más y agudizar el problema.

Los escapes no deben ser motivo de discusión: Los niños y los adultos solemos aprender por ensayo y error, así que si se ha hecho pis encima, en vez de regañarle o reprocharle lo que ha hecho, pídele que deje lo que está haciendo en ese momento y que se limpie o se cambie con tu ayuda, pero no se lo hagas tú todo para que sea consciente del proceso y que además empiece a comprender la importancia de ir al baño.