Por qué tus hijos roncan

Las razones de que porque los niños pueden llegar a roncar

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Es normal que muchos niños, sobre todo en período de invierno y resfriados continuos, por la alta presencia de mucosidad les cueste respirar por la nariz o incluso por la boca. Pero será muy importante ver si estos ronquidos se mantienen de forma habitual aún sin estar constipados o con mocos.

Te contamos las principales razones de por qué tus hijos roncan y de por qué debes llevarle al pediatra.

Las principales razones de por qué tus hijos roncan

Por qué tus hijos roncan

Es frecuente y totalmente normal que nuestros hijos pequeños durante un resfriado y presencia de mocos, ronquen por las noches. Pero si esta costumbre se mantiene por más tiempo, sí será importante hacernos tres preguntas: ¿Puede ser un roncador crónico? ¿por qué puede roncar? y ¿debería comentárselo a nuestro pediatra o médico de confianza?

Actualmente, todos los profesionales sanitarios ya alertan a las familias que si bien es habitual que el adulto sea un roncador frecuente (normalmente asociado al sobrepeso y a malos hábitos como el tabaco), no debería serlo en el caso de los niños pequeños. Las razones más habituales de que ello pase son:

  • Dentro de la cavidad de nariz y boca tenemos tres principales estructuras: vegetaciones, amígdalas y adenoides, si alguna de ellas es de un tamaño superior al esperado o hipertrófico, puede provocar el ruido propio del ronquido al pasar el aire y encontrarse con la obstrucción. En estos casos, el pediatra podrá revisar estas cavidades y dictaminar si su medida puede provocar el ronquido y cómo solucionarlo.
  • Un cuadro médico, alérgico o infección, respiratoria o digestiva, también puede llegar a explicar el ronquido. En estos casos y de considerarse el ronquido habitual también será igualmente importante consultar al pediatra para que revise alergias o infecciones.

En resumen, aunque como adultos el ronquido sea algo bastante frecuente, en niños debe ser visto como un alerta y motivo de revisión médica. Más aún, en los casos que la intensidad del ronquido sea muy elevada, los médicos recomiendan hacer un estudio del sueño para poder descartar las llamadas apneas obstructivas del sueño.

Por todo ello, os recomendamos que por la noche estéis sutilmente atentos a si vuestros niños roncan o no, su intensidad y su carácter persistente. Además, si prestáis mucha atención, podéis discriminar dos tipos de ronquidos; uno más alto y que ocurre a nivel de nariz, y otro más bajo y que ocurre a nivel de boca.