El peligro o no de los geles de sílice o silicagel para los bebés

Qué hacer si el niño ingiere contenido de las bolsas de gel que se incluyen en las cajas de zapatos o en carteras

Andrea Cardozo

Cuando el bebé comienza a gatear, no queda rincón de la casa sin ser conquistado. Aparte del gavetero de la cocina, uno de sus favoritos, otro espacio preferido suele ser el armario o closet de su habitación o la tuya. En su recorrido, puede toparse con bolsitas de silicagel, que se encuentran dentro de las cajas cuando compramos zapatos, carteras u otros artículos de cuero, también en artículos electrónicos o algunos alimentos y medicamentos, entre muchos otros productos. ¿Son realmente peligrosos los geles de sílice para los bebés?

La dudosa peligrosidad de las bolsas de gel de sílice para los bebés

bolsitas de gel de silice para bebés

Te cuento que esa bolsita contiene unas pelotitas denominadas gel de sílice. Su forma granular y porosa le dan la propiedad de ser un excelente absorbente de agua, de allí que se utilice para eliminar la humedad. Están compuestas por dióxido de silicio y son elaboradas a partir de la sílice en un proceso químico de polimerización, que reduce su capacidad de envenenamiento y las convierte en un material categorizado como no tóxico. Sus macromoléculas no pueden ser absorbidas por la mucosa del aparato digestivo para distribuir sus componentes en el organismo, de manera que no causa envenenamiento.

Este producto está clasificado como "Normalmente reconocido como seguro" (GRAS) en el Título 21 del Código de Regulaciones Federales de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA). Tal institución considera que es un preservante seguro, que no contiene sustancias que puedan causar daño a largo plazo, si se consume accidentalmente en la cantidad que contiene un paquete de una pulgada de lado.

[Leer más: Síntomas de intoxicación alimentaria]

Aunque su base natural no resulta tóxica, no todos los geles desecantes son seguros. En su elaboración, pueden utilizarse otras sustancias químicas como el cloruro de cobalto o metil violeta, para que la sílice cambie de color como indicador de humedad, cuya ingestión es nociva, por lo que el producto que llega a nuestras manos pudiera ser tóxico.

El color original del gel de sílice es transparente o perlado, si el que encuentras en las bolsitas es de ese color, considéralo bajamente tóxico; si es de color rosado o azul oscuro contiene cloruro de cobalto; y si es de color naranja, es por el metil violeta, en ambos casos, son altamente tóxicos debido a estos componentes.

Si te digo “considéralo bajamente tóxico”, no es por contradecir a la FDA (ni más faltaba, no tengo autoridad para ello), pero resulta que manipular el gel de sílice puede causarle malestar en la garganta y tos a tu bebé. Al entrar en contacto con la piel puede producir resequedad o irritación, enrojecimiento, lagrimeo y dolor en los ojos. Al ser ingerido, puede causar trastornos estomacales, deshidratación, estreñimiento. Cerca del 3% de los niños que consumen estas pelotitas, pueden presentar estos síntomas, por lo que no podemos confiarnos en que sea totalmente seguro.

La toxicidad de una sustancia deriva de su capacidad de generar efectos perjudiciales sobre los seres vivos cuando entramos en contacto con ella, aunque no signifique que pongamos en riesgo la vida del bebé solo con tocarlo. El nivel de toxicidad de cada sustancia es estudiado antes de ser utilizada en la fabricación de cualquier producto. Son estudios realizados con el rigor científico y la responsabilidad de los fabricantes, bajo supervisión de las autoridades de cada país.

Esto ha permitido generar diversas legislaciones referentes a los valores máximos permitidos de cada sustancia en un producto, con la finalidad de disminuir su riesgo de toxicidad. De allí que se considere y se autorice el uso de determinadas sustancias en las denominadas “dosis seguras” en las cuales se disminuye el riesgo de causar efectos secundarios al estar en contacto con ellas. Sin embargo, para muchas sustancias aún no hay la certeza indiscutible de que sean completamente inocuas, por lo que es mejor no pasar por alto algún contacto de los niños con estas sustancias.

Qué hacer si tu hijo ingiere gel de sílice

peligro del gel de sílice

La curiosidad de los bebés y los niños pequeños es tal que, ante una bolsa de gel de sílice, su única reacción puede ser tomar esas bolsitas, metérselas a su boca o romperlas para ver su contenido, que puede resultarle llamativo para comer. Al ser descubierto, comienza tu alarma, puesto que la bolsita tiene impreso 'No ingerir' y 'Manténgase fuera del alcance de los niños'. Por eso, si tu hijo lleva a su boca o traga gel de sílice, estas recomendaciones son importantes:

- Lava su boca y retira todos los restos del producto.

- Retira su ropa y báñalo con jabón suave y abundante agua, para limpiar toda su piel de algún posible contacto con los productos químicos indeseados.

- No induzcas al vómito.

- Ofrece mucho líquido, especialmente agua.

- Si el gel de sílice tiene color, acude de inmediato a emergencias. Es necesario eliminar de su cuerpo esas toxinas. Si el gel de sílice no tiene color, pero observas dificultad respiratoria, acude de inmediato a emergencias. 

Puedes leer más artículos similares a El peligro o no de los geles de sílice o silicagel para los bebés, en la categoría de Primeros auxilios en Guiainfantil.com.