Cómo saber si tu hijo tiene ojo vago - Síntomas de ambliopía en niños

Cómo afecta el ojo perezoso a los niños y qué tratamiento tiene a través del parche

Teyma Valero
Teyma Valero Óptico optometrista

El ojo perezoso puede ser una anomalía que sufren tus hijos, representando un desafío visual para ellos. La ambliopía u ojo vago se desarrolla desde el nacimiento hasta aproximadamente los 7 años de edad. Sin embargo, debemos resaltar que los problemas de visión infantiles pueden verse reducidos si son detectados y tratados a tiempo. Si quieres saber más sobre cómo saber si tu hijo puede tener ojo vago así como algunos de los síntomas y tratamientos más habituales de la ambliopía, sigue leyendo.

Cómo podemos saber si nuestro niño tiene ambliopía

¿Tu hijo tiene ojo vago o ambliopía?

Existen una serie de síntomas que nos pueden decir si nuestro pequeño puede tener algún problema en sus ojos, en concreto el ojo vago:

1. Uno de los primeros síntomas que podemos notar es la falta de interés en el aprendizaje.

2. Manifiesta tener dolores de cabeza con mucha frecuencia.

3. Tiende a acercarse el folio o los libros demasiado.

4. Se quejan de que no ven bien la pizarra.

5. Disminuye su velocidad al leer.

6. Problemas psicomotrices (por ejemplo, dificultad en los deportes). De hecho, tal y como se indica en el estudio 'Tratamiento activo de la ambliopía' (de Mari Carmen Carrasco para la Universidad Politécnica de Cataluña), a menudo los niños con dificultades motoras o sensoriales suelen ser diagnosticados con problemas de neurodesarrollo, cuando realmente lo que hay es un problema en la visión.

7. Dificultad en las tareas de precisión.

8. Guiña mucho los ojos.

9. Un párpado puede estar más caído que el otro.

10. Tiene la cabeza girada.

11. Guiña los ojos al darle el sol.

12. Presenta un estrabismo de forma clara (ojo hacia dentro o hacia fuera)

13. Se frota constantemente los ojos.

Es importante en estos casos revisar si existen antecedentes familiares significativos de problemas visuales, como miopía magna, estrabismo o ambliopía, ya que en este caso los niños pueden tener mayores probabilidades de padecer de ojo perezoso u otra condición de los ojos. Es necesario saber esto porque el ojo vago no suele presentar síntomas y retrasar su detección hasta el momento en que se realiza en examen visual.

Un truco para saber esto es tomarle una foto al niño con flash y ver si uno de los ojos presenta un brillo distinto al que comúnmente se observan en las fotos.

En edades tempranas es el pediatra quien descarta que haya o no una anomalía en el pequeño, pero cuanto más temprano se lleve al niño al especialista ocular, mejor. Entre el primer año y los 3 años de edad se debe descartar el estrabismo ya que esta es la primera causa de ambliopía, mientras que de los 3-4 años en adelante el ojo vago puede aparecer por error refractivo. De esa manera el tratamiento será más efectivo y los efectos negativos podrán ser mínimos.

Síntomas del ojo vago, ¿cómo afecta a los niños?

El ojo vago en la infancia

La ambliopía es una disminución de la agudeza visual esperada para su estadio de edad, en un solo ojo (o en ocasiones en ambos) producida por un desarrollo visual inadecuado en ausencia de patología. Esto ocurre porque una parte de la corteza visual no se forma de manera correcta, debido a algún problema de desarrollo antes de los 7 años. Siendo esta la clave pues, si el defecto ocurre en la adultez, no se producirá la ambliopía.

Este es un problema que ocurre entre el 3,5% y el 5% de la población infantil mundial, siendo en los adultos un porcentaje mucho menor por la detección y el tratamiento precoz cuando eran pequeños. Y entre los factores que pueden causar el ojo vago encontramos:

- Que exista un impedimento para que la imagen o información recibida por el ojo llegue a la retina, como un párpado caído o una catarata que sea reversible con operación.

- Desviación de uno de los ojos (estrabismo).

- Un error refractivo significativo, es decir, que tengan una graduación elevada.

Tratamiento para la ambliopía infantil: el parche en el ojo

El tratamiento del ojo vago o perezoso en los niños

Para eliminar el ojo perezoso, lo principal y más necesario es una detección temprana del problema. Además es necesario descartar el factor ambliogénico que está causando dicho ojo vago.

No tratar la ambliopía a tiempo puede causar muchos efectos adversos en la salud visual de los pequeños en el futuro, que impedirá el desenvolvimiento natural en las diferentes áreas de desarrollo. Pueden, por ejemplo, tener restricción en la elección de un trabajo o carrera profesional, debido a su posible limitación monocular. Es difícil tener una educación de calidad si no pueden concentrarse, tienden a forzar la vista, presentan complicaciones de lecto-escritura y de agilidad motriz.

¿El parche sigue siendo efectivo a la hora de tratar el ojo vago? La respuesta es afirmativa, actualmente todavía se sigue haciendo uso del parche para tratar el ojo vago, ya que es el segundo paso a seguir después de la corrección a la causa de la ambliopía. Esto es porque se necesita hacer oclusión o penalización (con un parche, filtro o lente) para que el ojo con ambliopía vea mejor que el ojo normal, es decir, que se entrene para mejorar y lograr que la información receptiva llegue a donde tiene que llegar.

Lo que ha cambiado con respecto al antiguo tratamiento con parche es el número de horas que el niño debe llevarlo. Antes se recomendaba su uso las 24 horas del día y ahora depende del tipo de ojo vago que tenga el niño, se utilizará el parche de 2 a 6 horas. Lo importante para que tenga efectividad es que mientras se lleve el parche se realicen actividades que requieran atención por parte del niño.

Puedes leer más artículos similares a Cómo saber si tu hijo tiene ojo vago - Síntomas de ambliopía en niños, en la categoría de Visión en Guiainfantil.com.