Mi hijo se acerca mucho al papel, ¿será miopía?

Cómo podemos detectar a tiempo miopía en nuestros hijos

Estefanía Esteban

Durante las vacaciones tenemos menos oportunidades para percibir posibles defectos visuales en nuestros hijos, pero ahora que empieza el colegio no hay excusa para prestar una mayor atención. Además, está demostrado que los problemas de vista en los niños afectan directamente a su rendimiento escolar y, en muchos casos, ni los propios padres perciben a tiempo estos trastornos.

Una de las preguntas que más veces se hacen los padres es si un niño, si se acerca mucho al leer un libro, puede tener algún problema en la vista. Es decir, si mi hijo se acerca mucho al papel, ¿será miopía? Respondemos a esta consulta. 

La duda de muchos padres: si mi hijo se acerca mucho al leer, ¿será miopía?

Mi hijo se acerca mucho al papel, ¿será miopía?

Si tu hijo se acerca demasiado a los objetos, a los libros o a la televisión, puede ser un síntoma claro de miopía. Pero además hay otros aspectos que nos indican rotundamente que es el momento de llevar a nuestro hijo al oftalmólogo. Por ejemplo: 

- Entornar los ojos para enfocar largas distancias

- Los dolores de cabeza frecuentes

- La falta de atención

- Los guiños constantes son síntomas de uno de los defectos refractivos más frecuentes en niños: la miopía.

Si se dan estas señales, es posible que el niño no mantenga la constancia necesaria y abandone sus tareas antes de tiempo, perdiendo paulatinamente el placer por el aprendizaje y la lectura, y disminuyendo así su rendimiento escolar.

Diferencias entre miopía e hipermotropía en los niños

Junto a la miopía, uno de los defectos refractivos más comunes en niños es la hipermetropía (ver mal de cerca), pero ésta alcanza pocas dioptrías, y, a diferencia de la miopía, no es un defecto progresivo. Eso sí, es un factor de riesgo para padecer estrabismo (desviación de los ojos).

Además, la hipermetropía suele corregirse a partir de los 10 años, y si se lleva a cabo una revisión periódica donde se vaya ajustado progresivamente la graduación, es muy probable que al llegar a la edad adulta se haya corregido completamente.

A diferencia de la hipermetropía, lo normal es que la miopía siga creciendoLa miopía es el defecto refractivo más peligroso que existe, ya que si no se corrige a tiempo, y no prevenimos su crecimiento, puede derivar en una miopía magna (es como se llama a la miopía por encima de las 6 dioptrías, y es la principal causa de ceguera en España según la ONCE).

La buena noticia es que se puede corregir. Muchos padres todavía desconocen que la miopía infantil puede aumentar y cuando lo hace puede derivar en serios problemas de visión. Pero, sobre todo, no saben que es posible prevenir su crecimiento. El periodo clave en el que la miopía crece es entre los 7 y los 17 años: esos 10 años son la única posibilidad de intervenir en este proceso.

Por este motivo es importantísimo prevenir el aumento de la miopía en nuestros hijos. Las lentillas nocturnas son un método idóneo para corregir la vista de niños y adolescentes, fundamentalmente por su papel preventivo.

Fuente: Doctor Lens