Cómo mejorar la velocidad lectora de los niños con estos 10 fantásticos trucos

Cómo conseguir que los niños lean más rápido y mejoren su comprensión lectora

Estefanía Esteban
Estefanía Esteban Responsable Multimedia

Muchos padres se desesperan ante la lentitud de sus hijos a la hora de leer. Para saber si los niños leen demasiado lento, primero hay que tener en cuenta la edad del niño.

Te ofrecemos una tabla para que compruebes la velocidad lectora de tu hijo y te explicamos cómo mejorar la velocidad lectora de los niños con 10 fantásticos trucos.

10 fantásticos trucos para mejorar la velocidad lectora de los niños 

Velocidad lectora de los niños

Con esta tabla puedes comprobar la velocidad lectora de tu hijo según sea su edad o según el curso en el que se encuentre. Si efectivamente notas que tu hijo lee demasiado lento, no desesperes: apunta estos 10 fantásticos trucos para mejorar la velocidad lectora. 

1. Leer en silencio. Leer en voz alta tiene muchísimos beneficios, pero leer en voz baja, también los tiene. Entre ellos, este: se gana en velocidad, porque el cerebro reconoce las palabras de forma mucho más rápida que cuando tiene que transformarlas en sonido.

2. Utiliza el dedo. Parece una tontería, pero no lo es: si usas el dedo o un marcador, como un lapicero, estarás centrando la vista en una línea. La siguiente línea no te despistará y podrás acelerar a la hora de identificar las palabras. 

3. Enseña a tu hijo a visualizar la frase completa. Mira esta frase: ‘Juan salió de casa a las cinco de la tarde’. En lugar de fijarnos en cada una de las palabras, intenta visualizar la frase al mismo tiempo. El cerebro, que es muy ágil, se centrará en la primera palabra, una de en medio y la última. Y será capaz de completar el resto de la rase por sí solo… Como este juego... ¿a que serías capaz de leer la frase aunque falten letras? : 

- ‘La cabza me duele cuando lluve’. 

4. Juega con ellos a encontrar la palabra clave (con lupa). Todas las frases tienen una palabra especial que hace que todo cobre sentido. Por ejemplo: en esta frase: ‘Juan ha llegado tarde a la fiesta’, la palabra clave, ¿cuál sería? ¡Tarde! Es lo que da sentido a la frase. Con este juego, tu hijo aprenderá a localizar de forma rápida las palabras importantes y podrá ‘saltarse’ las menos importantes. 

5. Cambia el orden de las letras. Con este juego, potenciarás la deducción en el cerebro. Ya hemos dicho que el cerebro es muy listo, y es capaz de ‘averiguar’ una palabra con solo ver el alguna de ellas de forma correcta. Por ejemplo, mira esta frase: ¿P0r qu3 nestruo cebrero pedue decsiarfr etso? 

6. No dejes de ir a la biblioteca. Porque allí tu hijo se concentrará mucho más, y sentirá mucha más curiosidad por la lectura. El silencio le ayudará a leer más rápido.

7. Fuera ‘voces internas’. Sí, sí, esa vocecita que repite lo que lees aunque sea en voz baja. Pues esa voz hace que vaya más lento a la hora de leer. Intenta leer sin repetir para ti mismo. ¿Lo conseguirás?

8. Si lees, lees. Nada de tener la tablet al lado, ni el móvil, ni siquiera otro libro o los apuntes de clase. Eso lo único que hará es despistarte. Concéntrate en lo que lees y consigue que el resto del mundo desaparezca.

9. Expande tu campo visual. Los lectores que van más lento, es porque su ojo no es capaz de ver más alude 4 centímetros en el papel. Si amplías el campo visual, conseguirás ver muchas más palabras juntas y ganar en velocidad. ¿Y cómo lo haces? ¡Practicando! Fija la vista en un punto concreto de la habitación durante unos segundos y luego cierra los ojos. Intenta visualizar qué había alrededor de ese punto. Bien, ahora inténtalo de nuevo, pero con la idea de conseguir una mayor pereció de los objetos de alrededor… ¡Venga, que puedes!

10. Hazte preguntas sobre lo que acabas de leer. Vale, de nada sirve leer rápido o lento si no entendiste nada. Y además de mejorar la comprensión lectora, el hacerte preguntas después de leer, mejorará tu velocidad de lectura. Recuerda: a mejor comprensión lectora, mayor velocidad.