La agresividad de los niños

La conducta agresiva de un niño es una conducta aprendida, por eso puede modificarse.

Una de las mayores dificultades que los padres nos encontramos es saber controlar y reaccionar ante una conducta agresiva en un niño. Sin embargo, ya que este comportamiento es aprendido, puede modificarse.

En Guiainfantil.com te contamos cómo podemos los padres educar a los niños contra la agresividad y qué hacer si tiene comportamientos violentos o agresivos.

Educar contra la agresividad infantil

Agresividad en los niños

En la primera infancia la agresividad es inconsciente y se manifiesta con mordiscos y empujones. Alrededor de los 3 años, el niño es más activo y demuestra su agresividad tirando cosas, destrozando y pegando, impulsos que no saben controlar.

Cuando el niño ya tiene edad para ponerse en el lugar de los demás, demostrar empatía, es cuando debe aprender a reprimir la agresividad. El niño generalmente no premedita sus actos agresivos, son actos que no sabe controlar, y una vez que ha realizado ese acto violento, se tranquiliza y no siente remordimientos, puesto que fue una reacción impulsiva y no premeditada.

¿Por qué los niños menores de seis años son agresivos? Es la pregunta de muchos padres y la respuesta en general, descartando trastornos, es que el niño de la autoestima baja.

El niño tiene una valoración pobre sobre sí mismo, que le produce inseguridad, ansiedad, inferioridad y trata de compensar estos sentimientos con actos agresivos Se siente frustrado con facilidad y las emociones que generan estas sensaciones se traducen en violencia.

El niño con baja autoestima genera multitud de problemas escolares, ya que el niño tiene un bajo concepto de sí mismo. El entorno además le juzga como de 'niño malo', él entonces acepta esa visión sobre sí mismo y se consolida el concepto negativo sobre sí mismo.

Oras causas son: el conseguir lo que desea, la carencia afectiva, la llegada de un hermano, la imitación de la conducta de un adulto, los problemas del aprendizaje escolar, el conseguir más atención... Siempre hay una causa, hay que buscarla y tratarla para que disminuya y termine por desaparecer.

Consejos para evitar el comportamiento agresivo del niño

- Identificar la causa que lo genera.

- Fortalecer la autoestima, asegurarse de que se siente valioso y querido.

- Crear un clima familiar de seguridad y confianza para que pueda expresar sus emociones.

- Generar oportunidades de obtener éxito en su día a día.

- Ser un ejemplo para el niño.

- No utilizar el castigo físico.

- Alejarse cuando se encuentra en plena explosión emocional, en esos momentos no se puede razonar.

- Hay que hacerle comprender después que su conducta no fue la adecuada e incluso realizar algún castigo privativo. 

Vídeo explicativo sobre las causas y tratamiento de la agresividad infantil