Seguridad en el coche para niños y bebés

Cómo sentar a los niños en el coche para su protección

Los accidentes de tráfico son la principal causa de mortalidad infantil. El 46 por ciento de los menores de 14 años fallecidos en accidente de tráfico entre 2008 y 2010 no utilizaba ningún sistema de retención infantil y del porcentaje que sí lo hacía, sólo el 18 por ciento lo llevaba de forma correcta. Por ello, antes de iniciar un viaje se deben tomar medidas preventivas, como el hecho de habilitar correctamente el espacio destinado a los más pequeños.

Protege la vida de los niños y bebés en el coche

Seguridad vial infantil 

En 2009, según datos de la DGT, el mayor número de muertos entre 0 y 14 años se produjo en España cuando los niños eran pasajeros de vehículos. De los 60 niños fallecidos en accidentes de tráfico, 37 eran pasajeros, 22 eran peatones y 1 era conductor. En carretera, murieron 40 niños, un 26% menos que en 2008, y 36 de ellos eran pasajeros, representando esta cifra el 90% de los fallecidos en carretera en ese grupo de edad. En zona urbana, donde murieron 20 niños, 19 fallecieron a consecuencia de un atropello, los mismos que hubo el año anterior. En el 2010, según datos generales de la Dirección General de Tráfico, se registraron 1.730 víctimas mortales, de los cuales, el 3% eran menores de 14 años. Ello supone una reducción del 9,1% de víctimas mortales y un 44% menos de muertes registradas entre los menores de 14 años. Cada cuatro días un niño pierde la vida en un accidente de tráfico.

La Asociación Española de Pediatría señala la muerte en la carretera, como la primera causa de mortalidad en niños de 4 años, la segunda en menores de 2 años y la cuarta en bebés de 1 año. La evolución de la seguridad vial infantil durante los últimos veinte años (1990-2009) en España, es alentadora, ya que por primera vez el número de niños (0-14 años) fallecidos a consecuencia de accidentes de tráfico se ha reducido, en concreto, un 80 % menos. Los datos arrojan que se ha producido un descenso en la mortalidad infantil en carretera, pasando de 307 fallecidos en el año 1990 a 60 muertes en el año 2009. Uno de los factores que ha desencadenado este descenso es el uso de la sillas de seguridad en el coche. Aún así todavía hay una cifra alarmante de niños que no utilizan los sistemas de seguridad necesarios para su protección en el automóvil.

Muchos pediatras alertan que dos de cada tres niños viajan en los vehículos sin cumplir las normas de seguridad exigidas. Está claro que llevar a los niños en sillitas de seguridad en los vehículos es crucial para salvar vidas. Los números demuestran eso. En España, mueren o resultan heridos por lo menos 1,6 niños al día. Si se utilizaran los dispositivos de seguridad para niños en los vehículos se podría evitar tres de cada cuatro muertos y nueve de cada diez lesiones.

Seguridad de los niños en el coche

Los niños son los pasajeros más vulnerables dentro del coche. Por eso, es fundamental la utilización de asientos y sillas de seguridad adaptados a su peso y talla. Si los niños van en coche sujetos de manera adecuada, se reduce el riesgo de que sufran alguna lesión ante pequeños golpes o accidentes más graves. Los expertos piden que los niños vayan en sillas especiales hasta que cumplan los 12 años de edad. La Asociación Española de Pediatría afirma que el 40% de los niños viaja sin las medidas de seguridad necesarias en el coche, cuando éstas podrían evitar el 75% de las muertes y el 90% de las lesiones en las colisiones. Es fundamental que los niños vayan sujetos al asiento del coche con un sistema adaptado a su peso y estatura. El asiento trasero es el lugar más seguro para un niño. No obstante, otra de las grandes equivocaciones a la hora de transportar a un bebé en el coche es llevarle en brazos. Nunca se debe llevar a niños menores en brazos en el asiento delantero. Un niño sin sujeción adecuada, multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales.

Cómo sentar a los niños en el coche

Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), los niños deben sentarse en su sitio y con la silla adecuada. Deben acomodarse en el coche de una forma determinada según su peso.
- Bebés de hasta 10 kilos (unos 9 meses) Deben ir en capazos, con arneses de seguridad, colocados en sentido contrario a la marcha y en el asiento posterior, a ser posible en el centro. Así se reduce el riesgo de lesiones cervicales en impactos frontales y aumenta la protección en los golpes laterales.
- Niños entre 9 a 18 kilos (de nueve meses a 3 años) Deben ir en sillas colocadas en sentido contrario a la marcha y en el asiento trasero (mejor en el centro).
- Niños entre 15 y 25 kilos (de tres a seis años) Deben ir en cojines elevadores con respaldo o en sillas compatibles con el cinturón de seguridad del coche.
- Niños de 22 a 36 kilos (de 6 a 12 años) Deben ir en cojines elevadores regulables en altura para lograr un buen ajuste del cinturón sobre la clavícula.