Para qué sirve la vitamina C en niños y embarazadas

Qué alimentos contienen la vitamina C para niños y embarazadas

La importancia de las vitaminas radica en que todos las necesitamos para que el organismo funcione correctamente. Pero los niños y las embarazadas deben prestar especial atención a su alimentación, ya que es donde se obtienen todas la vitaminas y minerales que necesitan.

Una de las vitaminas más necesarias para niños y embarazadas es la vitamina C, tan fundamental para el crecimiento como la vitamina D y con un especial efecto de prevención de enfermedades. Analizamos la importancia de la vitamina C para niños y embarazadas.

Por qué es importante la vitamina C

NIño coge naranja

La vitamina C o ácido ascórbico se obtiene a través de una alimentación rica en frutas y verduras y además de tener sus propios beneficios sobre el organismo es indispensable para la absorción de minerales como el hierro. De esta forma, niños y embarazadas deben incluir la vitamina C en su alimentación.

- Esta vitamina C, al igual que la vitamina A es un potente antioxidante, por lo que además de retrasar el envejecimiento protege la piel y ayuda a curar heridas, tan frecuentes en los niños.

- Es una vitamina esencial para la formación del feto, por lo que las embarazadas deben tenerla muy en cuenta en su alimentación.

- El sistema inmunitario se ve favorecido por la vitamina C, reforzando las defensas de niños y mayores y evitando los típicos resfriados de los cambios de estación.

- Esta vitamina también refuerza el esmalte dental e interviene en el desarrollo de los huesos, por lo que los niños la necesitan para garantizar un crecimiento saludable.

- En el ámbito de la prevención de enfermedades, se considera la vitamina C como el principal aliado. Algunos estudios hablan de una menor incidencia de ciertos tipos de cáncer gracias a la vitamina C.

Alimentos ricos en vitamina C

Para obtener no solo la vitamina C que niños y embarazadas necesitan, sino para garantizar que el organismo recibe todos los nutrientes, lo mejor es apostar por una alimentación variada rica en frutas y verduras, que es donde más vitaminas se encuentran.

- Las frutas conocidas como cítricos son la fuente fundamental de vitamina C. Naranjas, mandarinas, kiwis y pomelos no deben faltar en la dieta diaria, pero también las fresas, el mango o la papaya tienen grandes cantidades de vitamina C.

- Tal vez no sean los alimentos preferidos de los más pequeños, pero los tomates y los pimientos son fuente de vitamina C y conviene que estén presentes a diario en la alimentación infantil.

- Entre las verduras que más vitamina C contienen se encuentran las de hoja verde. Pero no podemos olvidarnos del brócoli como uno de los vegetales que mayores beneficios tienen para la salud.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com