Alimentos que estimulan el sistema inmune en los niños

Dieta infantil para prevenir enfermedades

El sistema inmune es el mecanismo de defensa de nuestro organismo frente a las infecciones externas, ya sean víricas o bacterianas. Poco a poco y desde el nacimiento, se va formando una biblioteca de referencia que permite distinguir lo que es un patógeno de lo que no lo es, y alberga información sobre cómo combatirlos.

Dieta para estimular el sistema inmune en los niños

 Alimentos que estimulan el sistema inmune en los niños

En los niños, sobre todo a edades tempranas, el sistema inmune está aun desarrollándose, es decir, tiene mucho que aprender, porque no ha estado en contacto con la gran mayoría de los agentes infecciosos. Aunque este periodo de aprendizaje es inevitable, si existen maneras a través de la dieta de ayudar a fortalecer el sistema inmune y a que funcione con todo su potencial, con un buen ejercito de ataque y con tácticas efectivas para eliminar los organismos causantes de la infección. Estos son alimentos que estimulan el sistema inmune en los niños.

- La vitamina C es una de las más estudiadas en conjunto con el sistema inmunitario, y sus efectos son muy interesantes. Esta vitamina, presente sobre todo en frutas y verduras de hoja verde, potencia la producción de glóbulos blancos y anticuerpos, además de aumentar los niveles de citoquinas que incrementan la protección frente a infecciones víricas. También potencia el colesterol HDL frente al LDL, disminuyendo la acumulación de grasa en las arterias y protegiendo frente a la hipertensión y enfermedades cardiovasculares. Adicionalmente, y al ser un antioxidante, protege también frente a numerosos tipos de cáncer.

- A pesar de no estar tan estudiada, la vitamina E es aún más importante que la vitamina C en cuanto a su efecto frente al sistema inmune. Esta vitamina estimula la producción de las células encargadas de detectar y destruir no solo los patógenos sino también las células cancerosas, además de potenciar la creación linfocitos B, encargados de producir anticuerpos. La vitamina E se encuentra fácilmente en el aceite de oliva, los pescados azules, los frutos secos y las semillas.

- Los carotenoides son otro antioxidante, junto con las vitaminas C y E, que protege frente a los radicales libres y el envejecimiento celular. Además de aumentar el ejército de linfocitos T, parece demostrado que, en presencia de carotenoides, estos aumentan su habilidad para desempeñar sus funciones de ataque, además de estimularse la producción de macrófagos, que son los encargados de eliminar los agentes patógenos. Los carotenoides se encuentran en las zanahorias, melocotones y albaricoques, tomate y pimiento rojo, además de en las verduras de hoja verde.

- El zinc participa en la formación de glóbulos blancos, además de potenciar su agresividad frente a agentes infecciosos. En el caso del zinc, las investigaciones han demostrado que su suplementación externa no ejerce la misma función sino todo lo contrario, por lo que el aporte de alimentos que lo contienen, como carnes rojas, mariscos y cereales integrales es necesario para fortalecer el sistema inmune.

- El selenio estimula la movilización de los linfocitos T y su actuación frente a los patógenos e incluso las células cancerosas. Se encuentra principalmente en mariscos, cereales integrales, frutos secos y semillas.