Qué hacer cuando el niño se niega a masticar

Consejos para incorporar alimentos sólidos en la dieta del bebé

Carlota ReviriegoNutricionista

Masticar es una habilidad que todos los bebes tienen que adquirir durante su desarrollo, y que comienza a establecerse gracias a experiencias como acercarse los juguetes con las manos hacia la boca y examinarlos con ella. 

Los bebes están preparados para comer comidas con pequeños trozos hacia los 8-9 meses, y, generalmente, cuanto más se alargue la etapa de purés o alimentos triturados, más difícil será para el niño aceptar el alimento sólido. Es además muy importante que el niño se siente a la mesa con el resto de los miembros de la familia. El ejemplo es muy beneficioso para conseguir que se familiarice con la comida y se habitúe a comer lo que consume el resto de la familia. 

Qué hacer si el bebé se niega a masticar

Niño no quiere comer

Si superados los 2 años, nuestro hijo se niega a masticar, puede que estas pequeñas sugerencias nos sean de ayuda.

- Incrementar progresivamente la textura de los purés, para que el niño vaya familiarizándose con los movimientos necesarios para el masticado pero sin necesidad de masticar.

- Incorporar pequeños trozos de alimentos que se deshagan en la boca, como fideos muy pasados, fruta cocinada, cereales de desayuno o galletas bien empapados en leche… de manera que se acostumbre a tener trozos en la boca aunque no requieran masticado.

- Una vez familiarizado con las texturas de los alimentos sólidos, se pueden presentar los alimentos machacados con un tenedor y poco a poco ir aumentando el tamaño de los trozos, siempre teniendo en cuenta que sean de masticado fácil.

Pasta o arroz blandos acompañados de una buena cantidad de salsa, carne picada o en albóndigas con salsa, pueden ser ideas para el siguiente paso, una vez que se admite el alimento machacado, y además, suelen ser alimentos bien aceptados por los niños. En general, cuando el alimento es mayoritariamente un triturado, salsa o caldo, acompañado de pequeños trozos sólidos, suele facilitar la transición.

Qué hacer cuando el niño más mayor se niega a masticar

Sin embargo, si nuestro hijo es más mayor, puede que este sistema de texturas no funcione, y, sin embargo, pueda funcionar el ofrecerle alimentos que pueda manipular él mismo, siempre sentado a la mesa con el resto de la familia, donde pueda observar lo que comen y como lo comen los demás. Trozos de verdura cocinada cortada en tiras, frutas blandas o cocidas, dados de queso fresco o tortilla francesa en pequeños trozos, son fáciles de machacar en la boca sin necesidad de masticar, aunque pueden no resultar muy atractivos. 

A veces, un muslo de pollo con poquita carne, varitas de pollo, pescado o queso o incluso las tradicionales croquetas con la masa bien triturada, pueden marcar la transición entre el alimento triturado y el sólido, permitiendo al niño coger el alimento con su mano, chuparlo y saborearlo para familiarizarse con él y ablandarlo, para, cuando se encuentre preparado, tomar un primer bocado. 

Lamentablemente, es un proceso lento y agotador para padres e hijos y llegados a este punto, es tan importante que el niño coma saludable como conseguir iniciarle en la masticación. Por este motivo, habrá que ofrecerle su puré, a la vez que se ofrecen y prueban nuevas opciones sólidas. Ir variando los alimentos sólidos con los que se experimenta hasta encontrar el más atractivo para nuestro hijo, evitará el aburrimiento y facilitará el camino hacia la masticación.