Los padres mayordomos de sus hijos

Consecuencias de sobreproteger a los niños

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Ser padre o madre no significa ser mayordomo ni criado de los hijos ¡ni mucho menos! Un padre que quiere hacer todo por los hijos es un padre sobreprotector que no quiere que su hijo mueva ni un dedo o bien, estaríamos ante un padre o una madre nerviosos que quieren hacer las cosas antes de que los niños las acaben por falta de paciencia.

Sea cual sea el motivo en el que un padre o una madre se convierte en un “padre o madre mayordomo” siempre habrán consecuencias, y negativas, a largo plazo.

Los niños deben ayudar en casa desde muy pequeños

Madre sirve a su hija mientras habla por el movil 

Muchas veces los padres se escudan diciendo que los hijos son 'demasiado pequeños' para poder hacer las tareas de la casa, pero lo que se debe tener en cuenta es que un hijo desde que es muy pequeño puede ayudar en casa. Por ejemplo un niño de  2 años es algo obvio que no se pondrá a barrer toda la casa ni que tampoco te fregará los platos, pero en cambio, puedes empezar a orientarle para recoger sus juguetes o los objetos del suelo para guardarlos todo en algún sistema de almacenaje. 

La clave está en ofrecer responsabilidades a los hijos acorde a la edad, no esperar que lo hagan de forma perfecta y felicitarles siempre por el trabajo bien hecho.

Muchos padres no saben si los hijos son capaces de hacer las cosas por sí mismos porque simplemente lo hacen ellos para acabar antes. Por ejemplo no saben si se saben poner el pijama solos, no saben si sería capaz de comer por su cuenta… o lo peor, los padres saben que es capaz de hacer las cosas por sí mismo pero prefieren hacerlas ellos para acabar antes o no ponerse nerviosos. 

Lo que está claro es que a los niños las cosas no les saldrán perfectas a la primera, y seguramente tampoco a la segunda ni a la tercera, pero lo que importa es que el pequeño se sienta capaz de hacer las cosas y que vea que se confía en él. Un padre o una madre que lo hace todo para que los pequeños no muevan un dedo, el mensaje que está trasmitiendo es que no confía en las capacidades de los hijos.

Consecuencias para los niños de tener padres que les hacen todo

Cuanto esto ocurre, cuando los padres no dejan que sus hijos sean capaces de hacer las cosas por sí mismos, entonces las consecuencias estarán aseguradas, veamos algunas de ellas:

1. El niño no se sentirá capaz de hacer las cosas por sí mismo y no será autónomo en los quehaceres ni en ningún aspecto de la vida.

2. Tendrá la autoestima dañada y muy poca seguridad personal, teniendo consecuencias negativas en sus relaciones sociales y afectivas, así como en su desarrollo íntegro personal.

3. A medida que crezcan sólo esperará que los demás le hagan las cosas por ellos porque han aprendido que su esfuerzo no vale la pena.

Los padres que hacen las cosas por sus hijos no le están haciendo ningún favor, más bien al contrario. Por este motivo resulta imprescindible que los padres enseñen a sus hijos a hacer las cosas por sí mismos, pero que además, se armen de paciencia y cariño, porque valdrá la pena guiarles en su desarrollo. ¡Es la mejor labor de los padres!