Teoría de 5 dedos para saber si un libro es aún difícil para tu hijo

Una técnica para identificar si un cuento no es adecuado para un niño según su nivel y edad

¿Has oído hablar alguna vez de la teoría de los cinco dedos? Se trata, ni más ni menos, que de una técnica para saber si el libro que tiene tu hijo entre sus manos es acorde a su edad. Porque la recomendación de edad que aparece en cada cuento para niños no es más que una recomendación y porque cada pequeño tiene su propio nivel de desarrollo y así hay que respetarlo. Te contamos cómo usar la teoría de los 5 dedos para saber si un libro es aún difícil para tu hijo según su edad y nivel.

La recomendación de edad de los cuentos no siempre es fiable

Los libros adecuados para la edad y nivel de los niños

Antes de coger un libro de la biblioteca, tomar prestado uno de casa de los primos o comprarlo en la librería del barrio, lo que solemos hacer padres, madres, tíos y abuelos para asegurarnos de que es acorde a la edad del pequeño lector es mirar la recomendación que suele aparecer en la parte de atrás del libro.

Sin embargo, cada niño es un mundo: unos pequeños tienen más soltura con la lectura que otros; el vocabulario de unos es más rico, mientras que el de otros está a medio camino; eso por no hablar de la soltura a la hora de no silabear o dar a cada frase la entonación correcta... ¡eso es otro nivel!

Lo que quiero decirte con todo esto es que la edad recomendada de un libro es solo eso, una recomendación y, por lo tanto, ese libro que tienes en mente puede ser o no el más correcto para el nivel que tiene ahora tu hijo. ¡La teoría de los 5 dedos puede ser la solución! Con ella tendrás una idea muy clara acerca de si el cuento es del nivel de tu pequeño. Antes de seguir tienes que saber que esta teoría me la ha descubierto la cuenta de Instagram dibupills.

Cómo usar la teoría de los 5 dedos con los libros de tu hijo

La teoría de los 5 dedos para los niños

Veamos en qué consiste la teoría de los cinco dedos... Coged el libro en cuestión que os haya llamado la atención. Dile a tu hijo que abra el libro por cualquier página y que la lea en voz alta o en voz baja, como más le guste y más cómodo se sienta. Pídele que cada vez que no entienda una palabra levante un dedo, si al terminar la página ha levantado todos los dedos de una mano, es decir cinco dedos, es que es libro aún le viene un poco grande.

¿Qué sucedería si le insistes para que lea ese libro más complicado? ¿O es él quien se empeña y tú no le ofreces otra alternativa? Pues cosas como las que ya están viniendo a tu mente:

- Los niños, al leer cuentos que no son de su edad, pierden el interés cuando apenas llevan unas pocas páginas.

- Se desmotivan y se enfadan, con ellos mismos y con los que están a su lado.

- Abandonan la lectura, ¡no terminan el libro!

- Dicen aquello que a ningún padre le gusta oír: 'no me gusta leer'.

- Se sienten presionados y se vuelven inseguros por no conseguir entender el libro ni hacer aquello que el adulto les está diciendo que haga.

- La frustración aparece unida, en muchos casos, a las rabietas.

Cuando un libro es aún difícil para los niños, ¡diccionario!

Si un libro es difícil para tus hijos

Los libros son para disfrutar, pasar el rato, saciar la curiosidad, viajar a mundos lejanos, dejar volar la imaginación y también para aprender cosas nuevas, entre ellas, palabras hasta la fecha desconocidas. Por eso, si tu hijo ha levantado uno, dos, tres o cuatro de sus dedos cuando leía una página al azar, es que está preparado para leer el libro entero y para ampliar su vocabulario pero, ¿qué hacemos con todas esas palabras nuevas que hay en la página y en el resto del libro y qué aprenderemos en su contexto?

Las anotaremos en una hoja para preguntárselas a mamá y papá y, si ya tienen edad para ello, las buscaremos en el diccionario.

Si tu hijo es pequeño, es decir, recién está comenzando a leer, es probable que no se fije mucho en esas palabras desconocidas para él: tiene que estar tan pendiente de pronunciar bien, de comprender el texto, de no saltarse los puntos y las comas que le resultará imposible llegar a todo. Precisamente este es el motivo por el que se recomienda hacer una segunda lectura, nosotras además te aconsejamos que seas tú la que anote en una pizarra o un folio las palabras que creas conveniente y que aproveches una pausa en la lectura para preguntar al niño o niña si sabe qué significan.

¿Crees que le va a gustar la idea de crear un diccionario del cuento y de acompañar cada definición de un dibujo? Si la respuesta es sí ¡no dudes en proponérselo!

Cómo hacer que tu hijo sea un lector más hábil

Fomentar la lectura y el lector hábil

Es cuestión de tiempo que tu hijo lea tan bien como lo haces tú pero mientras llega este momento, y siempre con el objetivo en mente de crear futuros lectores y de que entiendan que leer no solo sirve para dar respuesta a preguntas o hacer deberes del colegio, sino que además es un pasatiempo de los mejores que hay, seguiremos esta serie de consejos:

1. Intenta subir el nivel de lectura de tu hijo leyéndole cuentos y proponiéndole que sea él el lector y tú la oyente.

2. Crea una rutina de lectura, por ejemplo, 15 minutos antes de dormir y sáltatela alguna vez para que vea que la flexibilidad está permitida. Podéis, incluso, organizar un club de lectura casero.

3. Deja que escoja sus propios libros: ¿un cómic? ¿tal vez un cuento de aventuras? ¿uno de poesía?

4. A su vez, brinda a tu pequeño la oportunidad de conocer distintos géneros para que pueda elegir o descartar lo que le agrade o lo que no.

5. Una visita a la biblioteca sin prisas y en familia puede hacer milagros, no hay excusas que valgan ¡en muchas ciudades incluso abren el fin de semana!

6. Lee tú, tus libros, y hazlo delante de ellos. Si miras el móvil ellos te pedirán lo mismo, si te ven con un libro en las manos será ahí donde se fije su atención. ¡Haz la prueba y me darás la razón!

¿El libro que tenías para tu hijo resulta no ser aún de su edad? ¡No pasa nada! ¡Lo dejaremos para más adelante! Ahora que ya conoces todo lo que puede aportar esta teoría de los 5 dedos puedes ser tú la que la comparta con los demás y así ayudarles en esta bonita labor de motivar a los niños en la lectura.

Puedes leer más artículos similares a Teoría de 5 dedos para saber si un libro es aún difícil para tu hijo, en la categoría de Lectura en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: