Por qué debes jugar con tu hijo a buscar palabras en el diccionario

Las mejores actividades para enseñarles a los niños a manejar un diccionario

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Cualquier actividad que provoque un esfuerzo mental proporciona grandes beneficios para la salud de nuestro intelecto. Igual que es sano hacer ejercicio físico y fortalecer músculos y huesos, la actividad cerebral debe mantenerse a base de realizar acciones que nos obliguen a pensar. Buscar palabras en el diccionario es una excelente tarea y yo os animamos, porque así lo hago con mis hijas, a practicarla con los vuestros de la casa.

Qué aprenden nuestros hijos cuando usan el diccionario

el uso del diccionario

Aburrida estoy de oír y leer que la tecnología y las redes sociales nos han cambiado la vida y la forma de desenvolvernos en esta. Pero, a veces, si recapacitamos un poco, nos damos cuenta de hasta qué punto esto es así 'para bien y para mal'.

Se habla de los nativos digitales y de cómo nuestros hijos desarrollan instintivamente capacidades que les hacen moverse como pez en el agua donde los padres (por no hablar de los abuelos) necesitamos un manual de instrucciones. Sin embargo, existe una contrapartida y en escasas ocasiones reparamos en ella. Me refiero a las capacidades que se pierden y que se extinguen de usar tanto el móvil y a las tradiciones y costumbres que parece se han quedado obsoletas.

El cálculo mental fue una de las primeras bajas causadas por el acceso rápido y por doquier a calculadoras. Ya nadie hace cuentas ni se esfuerza en tratar de resolver una sencilla operación. Recurrimos mecánicamente a la electrónica y, poco a poco, esa habilidad muere. ¿Me equivoco?

De la misma manera, pero quizás de un modo más silencioso, las nuevas generaciones son incapaces de buscar palabras en un diccionario. Resulta chocante cuando para la mayoría de nosotros eso ha sido una herramienta básica de trabajo. ¡Del trabajo más básico!

El uso de un diccionario físico implica tener un conocimiento ágil del abecedario y exige un ejercicio mental de colocación ordinal de las letras. A pesar de resultar sencillo para los que lo conocemos y hemos estudiado con ello, para los que no lo han visto ni de cerca es realmente una tarea tediosa y complicada. Si no me creéis, solo tenéis que hacer la prueba: dale a tu hijo o a tu sobrino un diccionario. ¿Qué hace con él? ¡Os llevareis un gran chasco! (ojalá me equivoque).

8 juegos para enseñarles a los niños a usar el diccionario

juegos para aprender a usar el diccionario

Existen muchas formas de jugar mientras ejercitamos nuestro cerebro con la compañía de un modesto diccionario.

1. Ordenar palabras alfabéticamente
Preparamos un listado de palabras que hay que organizar siguiendo el orden de aparición en el diccionario. ¡Gana el primero que lo logre! Y no solo se trabaja mientras se juega, sino que también la corrección puede contribuir al juego si buscamos cada una de las palabras del listado.

2. Adivinar el significado de palabras desconocidas
Por turnos, cada jugador elige una palabra al azar del diccionario y da cuatro definiciones distintas (provenientes de otras palabras) donde solo una es la acertada. Gana quien acierte el verdadero significado. En esta propuesta, además, se amplía el vocabulario.

3. Buscar el lugar de palabras que no existen
Se trata de hacer hueco en el diccionario para meter la palabra que no está registrada. A veces te llevarás sorpresas porque hay muchas que ya están recogidas.

4. Adivinar la palabra que está entre dos
Se eligen una palabra al azar y se da como pista la entrada anterior y posterior. El ganador será el que la adivine.

5. Ganar velocidad buscando palabras
Para esta actividad necesitamos un diccionario para cada jugador. Se da una palabra al azar y gana el primero en encontrarla.

6. Encadenar palabras
Se establece un tiempo para la partida y se elige una palabra de inicio. El primer jugador busca esa palabra y lee el significado. El siguiente jugador debe buscar la última palabra de dicha definición y pasar el diccionario al siguiente participante al acabar. Pierde el jugador que tiene el diccionario entre las manos cuando expira el tiempo de partida. Se van eliminando jugadores y gana el último en poseer el diccionario.

7. Buscar curiosidades
Es fantástico pasar tiempo hojeando un diccionario. Esta idea admite infinitas posibilidades. Desde la última palabra registrada en el diccionario, hasta la palabra con más vocales iguales o la palabra más larga.

8. Dar definiciones antes de buscar la palabra
Se elige una palabra y los jugadores tienen que intentar definirla al estilo del diccionario. Este juego además de fortalecer el hábito de usar el diccionario, ejercita el manejo de vocabulario y la capacidad expresiva del individuo. ¡No es tan sencillo como puede parecer, pruébalo!

Todos estos juegos pueden enriquecerse con estrategias didácticas haciendo hincapié en diferentes aspectos lingüísticos como la etimología de las palabras, la búsqueda de sinónimos o la formación de neologismos.

En realidad, se pueden hacer muchos juegos con un diccionario. Lo importante es despertar en los niños la curiosidad y el afán de superación. Está claro que con la rapidez de acceso que tenemos gracias a nuestros móviles, buscar palabras en un diccionario es algo caduco e improductivo. Pero no se trata de eso, sino de tener mentes autónomas y flexibles que sepan manejarse sin ayuda ante un imprevisto. Para lograr eso, es necesario no caer en la trampa de la comodidad y rescatar algunas costumbres del pasado (¿te acuerdas cuando se escribían cartas?). ¡Que no todas están desfasadas!

Puedes leer más artículos similares a Por qué debes jugar con tu hijo a buscar palabras en el diccionario, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.