Consecuencias para los niños de no jugar a juegos tradicionales de siempre

A través de los juegos clásicos, los niños aprenden habilidades y se desarrollan

Jugar es parte inherente de la infancia. Los juegos representan el mundo entero para los niños y aprender de las cosas a su alrededor, dan sus primeros pasos en la interacción con los demás y estimulan sus funciones cognitivas. Hoy en día, los juegos tecnológicos (videojuegos, juguetes electrónicos, etc.) están ganando el terreno a los juegos clásicos. Pero, hay una serie de riesgos asociados al desarrollo de los niños de que estos ya no jueguen a juegos tradicionales de siempre.

Los riesgos cuando los niños no jueguen a juegos tradicionales

Los juegos clásicos de siempre para los niños

Los niños han cambiado su forma de jugar por completo. Con la llegada de la era tecnológica, los videojuegos, pero también otro tipo de juguetes digitales, son uno de los entretenimientos preferidos de los niños. ¿Qué implica este cambio en la manera de jugar?

En primer lugar, debemos saber que en estos juegos electrónicos, la dirección de las dinámicas no necesariamente está en manos de los pequeños pues, en las actividades digitales son los juguetes quienes les dicen a los niños qué es lo que deben hacer o lo que no está permitido.

Sin embargo, en los juegos clásicos el desarrollo depende de la imaginación de cada quien. Pues es el niño quien elige a qué juega y cómo lo quiere hacer, ingeniando sus propias reglas y el método a seguir.

Esto último es esencial en el desarrollo infantil, porque a partir de esto, los niños están entrenando su función ejecutiva. La cual se encarga de la resolución de problemas, las tomas de decisiones y el autocontrol.

Los juguetes de siempre vs. los juegos tecnológicos

Que los niños no jueguen con juegos tradicionales

Son muchos los beneficios para los niños de disfrutar de los juegos tradicionales. Uno de ellos es el desarrollo de la función ejecutiva. Esta es una habilidad mental que tus hijos necesitarán al momento de ir al colegio, pues les permite planificar, dirigir y ejecutar. Estas capacidades que se pueden desarrollar y fortalecer a través del juego.

Además, con los juegos tradicionales o clásicos se logra trabajar la atención de los niños. Los pequeños necesitan prestar atención a lo que están haciendo para conseguir el resultado que buscan. Esto es porque el proceso de atención sostenida se crea por sí misma.

Por el contrario, este trabajo de la atención no sucede por completo en los juegos tecnológicos, porque tienden a ser muy cambiantes con sus elementos, colores, herramientas, pantallas, actividades, etc. Debido a esta gran cantidad de estímulos, los niños no tienen que esforzarse para mantener la atención, lo que no les permite trabajarla.

Los juegos clásicos fomentan el juego en solitario y compartido

El juego en solitario de los niños

Por otro lado, si hablamos de los juegos de los niños, hay que enfatizar la idea de que tus hijos necesitan el juego en solitario, pero también el juego compartido. Ambos les aportan distintos beneficios.

Los beneficios de los juegos en solitario para los niños

Al igual que los adultos, los niños necesitan de un tiempo a solas para desconectarse del mundo. Actualmente, los pequeños tienen una vida muy dirigida, en cuanto a la rutina diaria (despertarse, vestirse, desayunar, ir al colegio, regresar, cambiarse, ir a actividades extraescolares, etc.). Por ello necesitan un momento donde pueden ser ellos mismos sin que nadie los dirija, para que aprendan a planificarse por su cuenta.

El juego en solitario, es decir, cuando el niño no tiene ningún otro compañero de juegos que su imaginación y sus juguetes, le ayuda a estimular su creatividad, pero también a organizarse como él o ella quiere. Incluso, es muy beneficioso que los niños hablen solos cuando juegan.

Por qué los niños también necesitan el juego compartido

Cuáles son los juegos compartidos para niños

Otra cosa que es fundamental en el juego es que los niños tengan la oportunidad de relacionarse con otros niños de su edad, que puedan conversar, interactuar y hacer amigos. De esta manera logran desarrollar sus habilidades sociales.

Cuando los pequeños juegan juntos, una de las cosas más fundamentales es negociar a qué se va a jugar, cómo se hará y cuáles serán las reglas. Esta es una capacidad que es muy necesaria para la vida adulta y que muchos niños pierden según van creciendo.

Otra habilidad que se adquiere con los juegos tradicionales compartidos es aprender a ceder, es decir, que los niños puedan aceptar que si hoy se jugó algo porque uno de ellos quería, mañana se juega a otra cosa que alguien más quiere. Conociendo así, sobre equilibrio y justicia.

Este último punto nos lleva al respeto por las reglas. Los niños toman muy en serio las reglas de una actividad, porque si alguien se quiere salir con la suya, entonces ya no será bienvenido para una siguiente ronda. Esto les enseña a los infantes la importancia de seguir las normas y cómo estas logran una mejor convivencia entre todos.

Como puedes ver, los juegos tradicionales son necesarios para el desarrollo infantil adecuado, en las áreas de inteligencia, social y emocional. Así que anima a tus hijos a jugar espontáneamente, solos y con sus compañeros.

Puedes leer más artículos similares a Consecuencias para los niños de no jugar a juegos tradicionales de siempre, en la categoría de Juegos en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: