Preguntas para saber si tu hijo es adicto a videojuegos como Fortnite

Algunas señales para reconocer la adicción a los videojuegos de los niños

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Si tienes un hijo o hija a la que le gustan los videojuegos hay un nombre que seguro te suena: Fortnite. Y es que este juego para ordenador o videoconsola, con sus subidas y sus bajadas de popularidad, ha llegado para quedarse entre los niños y los adolescentes. Esto hace que sean muchos los padres de todo el mundo los que se estén preguntando si el uso que su pequeño hace de este entretenimiento es normal o si, por lo contrario, su hijo es adicto a Fortnite y otros videojuegos del estilo.

Por qué Fortnite es tan adictivo para niños y adolescentes

Niños y adolescentes adictos a Fortnite

No cabe duda que Fortnite es un videojuego que resulta muy atractivo para los niños (y para los no tan niños también). Estudios como 'Generación Z y Fortnite: Nuevos Paradigmas Éticos de Diseño de Videojuegos', realizado por varios autores entre los que se encuentra Rosa María Gil de la Universitat de Lleida aseguran que un 60% de los niños de 8 a 11 años (de la muestra estudiada con más de 500 pequeños) juegan a Fortnite, a pesar de no tener la edad mínima indicada (en Europa) de 12 años.

De esta investigación también destacan datos como que un 25,5% de los niños juegan entre diario (frente al 74,6% que asegura que lo usa solo en el fin de semana). Y los días que juegan, lo hacen 2 horas o más (en el 42,2% de los casos) o 1 hora (en el 57,8%).

¿Y qué es lo que hace que Fortnite llame tanto la atención de los niños? Los expertos señalan la forma en la que está diseñado y destacan esa 'mecánica del escondite', como lo más atractivo para los pequeños.

Por otro lado, el psicólogo Borja Quicios también indica que, por la forma en la que funciona Fortnite, resulta muy sencillo caer en la dinámica de 'una partida más' y 'una partida más' y 'una partida más'... Esto hace que, apenas sin darse cuenta, los niños alarguen el tiempo que pasan el tiempo frente a este videojuego.

Además, no podemos obviar detalles como que el juego es gratis (si bien se pueden comprar skins, bailes, etc.), los gráficos recuerdan mucho a los dibujos animados (lo que llama la atención de los más pequeños) y los bailes están muy de moda en los patios de colegio, dado que se han convertido en virales.

El trastorno infantil por adicción a los videojuegos

Adicción de los niños a Fortnite

¿Tu hijo o hija también ha caído en las redes de Fortnite? Si el uso que hace de este videojuego es sensato, controlado y tienen la edad adecuada para ello, debes saber que no le va a hacer ningún daño. De hecho, y como hablamos un poco más abajo, le ayudará a desarrollar algunas habilidades y destrezas.

Sin embargo, cuando empiezan a descontrolarse los tiempos de uso (que cada vez son más largos) o los niños dejan de hacer otras actividades o planes para jugar a los videojuegos, debe encenderse en nuestra cabeza una señal de alerta.

De hecho, para el psicólogo Borja Quicios, ese es el punto en el que podemos empezar a hablar de adicción a los videojuegos: cuando los niños dejan de jugar con sus amigos, estar con su familia, hacer los deberes, practicar deporte (o cualquier otra actividad de la que antes disfrutaba) para estar más tiempo con la videoconsola o el ordenador.

¿Sabías que la OMS ya ha incluido en su 'Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos' el trastorno por uso de videojuegos? Tal y como se señala en el boletín de la OMS 'Hacia una mejor definición del trastorno por uso de videojuegos', se establece que se puede diagnosticar este trastorno cuando durante un periodo de al menos 12 meses, se muestra una conducta que se caracteriza por la pérdida de control del tiempo que se pasa frente al dispositivo o la prioridad del juego sobre otros intereses.

Cuestionario para saber si tu hijo es adicto a la videoconsola

Preguntas sobre si tu hijo es adicto a los videojuegos

Basándonos en los criterios establecidos por los expertos, los padres podemos hacernos una serie de preguntas que nos ayudarán a reflexionar sobre si nuestro hijo o hija está desarrollando una conducta adictiva en referencia a los videojuegos. Estas son algunas de esas cuestiones que nos harán pensar sobre si la relación de los niños con las nuevas tecnologías es sana.

1. ¿Tu hijo o hija ha dejado de quedar con sus amigos?

2. Siempre que le propones un plan familiar, ¿te dice que prefiere quedarse jugando a la videoconsola en casa?

3. ¿Ha empezado a bajar su rendimiento en el colegio o ha empeorado sus notas o calificaciones?

4. ¿A tu hijo le cuesta hacer amigos en la vida offline, pero tiene muchos amigos online?

5. ¿Lo primero que hace nada más levantarse es encender la videoconsola o el ordenador?

6. ¿Se acuesta más tarde (o no duerme lo suficiente) para jugar más tiempo?

7. ¿Se olvida de comer, ha perdido el apetito o come muy rápido para tener más tiempo de juego?

8. ¿Se pasa la tarde entera jugando, sin ser consciente del paso de las horas? (Dice que va a jugar solo unos minutos, pero esos minutos se convierten en horas)

9. Cuando le dices que debe dejar de jugar, ¿se enfada?

10. Incluso, ¿reacciona con agresividad?

11. ¿La comunicación en casa ya no es tan fluida como antes?

12. ¿Ha mentido o fingido para jugar más tiempo?

13. ¿Ha descuidado sus hábitos de higiene corporal?

14. ¿Tiende a estar irascible?

En caso de que más de la mitad de estas respuestas haya sido afirmativas, tu hijo o hija podría estar desarrollando una conducta adictiva en relación a los videojuegos. Es momento de reflexionar nosotros mismos, de hablar con el niño y de acudir a un especialista.

El lado bueno de los videojuegos y de Fortnite

Los niños y los videojuegos

Si bien es verdad que un uso excesivo de los videojuegos puede desembocar en distintos problemas de conducta en los niños, no podemos demonizarlos. Y es que estos videojuegos pueden beneficiar en gran medida a los niños, siempre que se haga un uso controlado y de acuerdo a la edad de los pequeños.

No podemos pasar por alto, por ejemplo, que videojuegos como Fortnite son una herramienta genial para enseñar matemáticas a los niños. Pero además, los pequeños pueden desarrollar sus habilidades de comunicación, negociación y estrategia jugando a este videojuego. Incluso, les enseña a trabajar en equipo y buscando una causa común. También permite mejorar la concentración de los más pequeños.

Puedes leer más artículos similares a Preguntas para saber si tu hijo es adicto a videojuegos como Fortnite, en la categoría de Adicciones - vicios en Guiainfantil.com.