Disortografía. Cuando el niño tiene dificultad al escribir

Niños con trastornos ortográficos y de escritura

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

La disortografía es un trastorno específico de la escritura que condiciona y dificulta al niño cuando escribe un texto, aun cuando no tiene problemas para leer o incluso tiene una buena comprensión lectora.

Son niños que cometen muchas faltas de ortografía de forma constante, tanto es así que, en ocasiones sus textos resultan ininteligibles. ¿Cómo detectar que el niño tiene este trastorno y cómo ayudarle?

Síntomas de un niño con disortografía

Disortografía en niños

- Omite sílabas al escribir una palabra: peparar en vez de preparar.

- Añade más letras o sílabas de las que contiene una palabra: tarata en vez de tarta.

- Invierte fonemas: folor, en vez de flor.

- Sustituye algunas letras por otras similares: la m y la n, la p y la q .

- Une palabras: es frecuente que no deje espacios entre palabras, por ejemplo, conmis manos o alas tres y cuarto.

- No pone mayúsculas, a pesar de conocer la regla.

- No utiliza los signos de puntuación: sus textos son corridos, nunca o casi nunca añaden comas o puntos.

- Comete faltas incluso copiando un texto.

Tratamiento para la disortografía en la infancia

Es importante diferenciar la disortografía de los errores normales de escritura que puede cometer cualquiera en un momento determinado, se trata de una dificultad constante para escribir correctamente.

La disortografía se da en niños con capacidades normales o incluso por encima de la media. No son niños que presenten trastornos neurológicos, sin embargo, si pueden presentar deficiencias en la percepción espacio-tiempo, en la percepción visual, auditiva e incluso realizar una mala articulación de los fonemas. 

El diagnóstico del niño lo realizará un especialista quien además dará pautas para ayudarle a superar este problema, con actividades como: 

- Habituar al niño a la utilización del diccionario.

- Enseñarle técnicas de estudio para aprender bien las palabras, tanto las nuevas como las conocidas.

- Ampliar el vocabulario del niño y apoyarlo a nivel gráfico, con dibujos.

- Estimular al niño para que escriba y revisar siempre sus textos.

- Realizar mucha práctica y ejercicios para ir corrigiendo los fallos.