Juegos de equipo para niños

Por qué es bueno que nuestros hijos jueguen en equipo

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Que los niños jueguen es algo absolutamente necesario. Que sepan entretenerse a través de juegos, ya sea en casa o al aire libre ayuda a que su desarrollo cognitivo se desarrolle, a que se diviertan y también a que sean más felices mientras estimulan su imaginación

Sin embargo, aunque es necesario que los niños sepan jugar solos, también es fundamental que estén preparados para los juegos en equipo, ya que existen muchos y muy variados y pueden ayudarles a desarrollar sus habilidades sociales. 

Ventajas de que los niños jueguen en equipo

Niños juegan en equipo 

- Son más sociables: Los niños que saben jugar en equipo, a la fuerza aprenden a desarrollar habilidades sociales con las personas con las que comparten juegos. Así, saben relacionase con otros niños de su edad y también consiguen tener más amistades o saber cómo comportarse en un juego cuando él no es el único protagonista. 

- Aprenden a compartir: Que un niño sea generoso o no depende de la educación que reciba, pero también de otros estímulos, como el hecho de estar con más personas de su edad. Cuando los niños empiezan a jugar en equipo, el valor de la generosidad y las ganas de compartir aparecen por sí mismas. 

- Desarrollan valores positivos: Generosidad, amistad, protección... jugar en equipo solamente trae cosas buenas a los niños, ya que además de sentir amistad por sus compañeros, querer ayudarles o protegerles, o ser generosos con ellos, también desarrollarán la capacidad de la empatía.

Tipos de juegos de equipo para niños 

- Deportes en equipo: Fútbol, balonmano, baloncesto... los deportes en equipo son juegos al fin y al cabo, y contribuyen al crecimiento personal del niño con las reglas básicas para su ejecución. 

- El juego del pañuelo: En este juego, es necesario establecer las reglas en dos equipos, de manera que cada componente tendrá que tener un número y salir corriendo para coger el pañuelo cuando este sea el elegido. 

- Bolos: Sea o no en una bolera, los niños pueden desarrollar este juego de forma sencilla haciendo dos o tres equipos, dependiendo del número de niños. Colocando unos elementos que deben ser derribados, cada componente del equipo tendrá que hacer rodar una pelota para eliminar cuantos más mejor, de manera que se irán acumulando puntos hasta que uno de los dos gane. 

- El escondite: Aunque es uno el que cuenta, el resto puede esconderse por parejas o equipos para fomentar sus lazos, mientras se divierten hasta ser descubiertos.