Cómo funcionan los filtros parentales en Internet

Controlar la navegación de los niños en Internet

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

El acceso a Internet está al alcance de muchos niños hoy en día, quienes sobre todo en edades tempranas, lo utilizan para ver vídeos de canciones y cuentos o incluso para realizar juegos interactivos. Sin embargo, más adelante, cuando ya saben leer y escribir pueden navegar, participar en redes sociales o en chats, lo que les convierte en blanco fácil del ciberacoso. Dejar al niño solo frente al ordenador entraña un riesgo, para evitarlo existen los filtros de control parental

Los filtros parentales son una herramienta que permite a los padres controlar lo que los niños ven en Internet. Es un software que se instala en el ordenador y que controla, según el filtro, por qué páginas puede navegar su hijo, si puede usar un chat, el tiempo que puede estar conectado e incluso puede bloquear contenido no deseado.

Cómo controlar la navegación de los niños en Internet

Filtros de control parental en Internet para niños

1- Los padres pueden programar filtros parentales para controlar la navegación mediante:

- Listas de webs: los padres pueden decidir qué sitios visita el niño y cuáles no. Se pueden elaborar listas negras de páginas que el niño no podría visitar y listas blancas donde poder navegar de forma segura.

- Palabras clave: se pueden realizar bloqueos por palabras clave, en este caso el niño no podrá navegar por sitios que contengan las palabras seleccionadas (sexo, porno, matar...).

- Aplicaciones: se puede denegar el acceso a aplicaciones como mensajería, chat, email o redes sociales.

2- También es posible programar filtros parentales para controlar el tiempo de navegación: se utilizan para limitar el tiempo que el niño puede estar conectado a Internet, además también es posible concretar a qué horas puede conectarse.

Existen dos tipos de software de control parental: el que se encuentra instalado en el propio ordenador y el que está en la Nube. El primero es una aplicación instalada (de pago o incluso las hay gratuitas) que se gestiona desde el mismo ordenador, el segundo se encuentra localizado en la web del desarrollador y todos los ajustes se realizan desde ella. Este último es muy utilizado si estamos fuera de casa o el niño navega a través de smartphone o tablet.

En cualquier caso, junto con los filtros de control parental, es importante que los padres realicen una labor constante de educación frente a los peligros a los que se exponen en Internet, esto les permitirá estar preparados si en algún momento acceden desde el ordenador de un amigo o el teléfono de un familiar sin filtro parental.

Fuente: Fundación Alia2