Lesiones cerebrales en la infancia

Las lesiones en el cerebro de niños pueden ser congénitas o adquiridas

Vanessa FuentesPsicóloga

Incluso desde antes de nacer estamos expuestos a algunos tipos de enfermedades o discapacidades. Entre las más frecuentes están las lesiones cerebrales, cuya tipología es muy diversa, es decir, su origen es debido a diferentes causas.

Las lesiones cerebrales en la infancia se pueden clasificar congénitas y adquiridas. Las primeras aparecen ya desde el mismo embarazo y las segundas son producto de alguna complicación en el parto o incluso alguna enfermedad o accidente grave durante la infancia.

Lesiones cerebrales congénitas en bebés

Lesiones cerebrales en la infancia

Algunas lesiones cerebrales se producen antes del nacimiento o durante el embarazo:

- Hidrocefalia: aumento del líquido cefaloraquídeo dentro del encéfalo

- Anencefalia: el niño nace sin encéfalo

- Microcefalia: encéfalo con pocas células.

- Macrocefalia: encéfalo de grandes dimensiones.

Otras lesiones son la porencefalia, coprocefalia, agiria, lisencefalia, paquigiria, agenesia del cuerpo calloso o micropoligiria.  

Lesiones cerebrales adquiridas en la infancia

Son alteraciones que adquiere el bebé en el momento del parto o incluso durante la infancia como resultado de alguna enfermedad o accidente grave: 

- Patología vascular: hemorragias.

Traumatismos craneoencefálicos.

- Tumores específicos de la infancia

- Infecciones: como la meningitis.

- Anoxias: se producen en el momento del parto y consisten en asfixias (falta de oxígeno), que pueden producir varios síntomas neurológicos.

Parálisis cerebral en la infancia

La parálisis cerebral es una de las lesiones cerebrales más frecuentes. Es un trastorno de la postura y del movimiento, debido a una lesión no degenerativa del encéfalo que se produce antes de que su crecimiento y desarrollo sea completado. La parálisis cerebral suele ir acompañada por otros problemas, aunque no necesariamente causados por ella como son: epilepsia, alteraciones auditivas y visuales, deformidades y, sólo en algunas ocasiones, deficiencia mental.

 Las causas pueden ser: 

-Prenatales: todas las causas que entorpecen la circulación placentaria, enfermedades infecciosas de la madre (sarampión), enfermedades metabólicas de la madre (diabetes) e incompatibilidades del factor RH.

-Perinatales: anoxia, asfixia, trauma durante el parto (fórceps), cambios de presión (cesáreas), prematuridad, deficiencia de vitamina K.

-Postnatales: traumatismos (fracturas y heridas craneales), infecciones (meningitis y encefalitis), trastornos vasculares (hemorragias, trombosis y embolias), anoxia, intoxicación por anhídrido carbónico.

No tiene curación pero sí mejora y el tratamiento debe ser global. Por eso es de vital importancia la estimulación precoz y posteriormente la rehabilitación multisensorial así como las terapias  con animales. El juego y la inclusión social complementan estos tratamientos en niños con lesiones cerebrales.