¡Bien! Los niños ya no fumarán en los parques y restaurantes

El 75 por ciento de la población española, que NO fuma, está de enhorabuena. Se acabó llegar a casa apestando a tabaco por haber tomado un café con los amigos en un bar y se terminó ver y encontrar colillas en la arena de los parques y zonas de ocio infantil, cuando voy con mis niños.

La nueva ley antitabaco prohibirá fumar en los locales públicos cerrados a partir del 2 de enero de 2011, en España. Por tanto, se prohíbe fumar en todos los bares, restaurantes y locales de ocio cerrado y no habrá posibilidad de habilitar una zona de fumadores. Eso significa que ya no me tendré que plantear dónde puedo y no puedo entrar con mis hijos. Para mi es una gran ventaja, algo tan sencillo como poder elegir el local que más me guste para tomar algo, sin que ni los míos ni yo misma salgamos perjudicados por aspirar el humo del tabaco.

Ley antitabaco 2011

Se prohíbe también el tabaco en todo el recinto de los hospitales, incluidos los accesos y la zona de tránsito. Así, mi hijo ya no me preguntará más por qué el personal sanitario, si saben que es malo y ellos mismos recomiendan no fumar, lo hacen en la puerta de la clínica. Además, se prohíbe fumar en los centros educativos, salvo en áreas abiertas de los campus universitarios, así los mayores del colegio no darán mal ejemplo a los más pequeños fumando en la puerta antes de entrar en clase, y en las zonas de ocio infantil. Se acabó ver a los padres entreteniéndose, cigarro en mano, mientras vigilan los movimientos de su bebé en el parque para luego tirar la colilla al lado de los columpios. En cambio, aún se permite fumar en los estadios, plazas de toros y recintos al aire libre sin techo o toldo, en las terrazas, en bingos y casinos, en los psiquiátricos y prisiones, en la puerta y en las afueras de los recintos de las universidades y en el 30 por ciento de las habitaciones de los hoteles. Quien no fuma no sufrirá, al menos en su vida cotidiana, los efectos nocivos del tabaco, y ve garantizada su libertad de elegir espacios sin humo, sin sentirse obligado a inhalar el humo de los demás. Y es que cada año mueren en España 5.000 fumadores pasivos, una cifra injusta para todos los afectados, que se ve reforzada por las 50.000 personas, que cada año mueren en España, según el Ministerio de Sanidad, por enfermedades derivadas del consumo de tabaco, una cifra mayor que el conjunto de fallecidos por accidentes de tráfico, sida y consumo de drogas ilegales. El tabaco no sólo es nocivo, adictivo y perjudicial para la salud, también es molesto para la gente que rodea a un fumador. Por razones que se desconocen, y tampoco se entienden, el Ministerio de Sanidad legisló de forma parcial, lo que hizo que, en la práctica, muchos hosteleros optaran por mantener sus locales como aptos para fumadores, algo que ya no podrán hacer. A pesar de ello, se estima que las muertes provocadas por el tabaco se han reducido, desde la entrada en vigor de la ley, en 1.500 anuales. Marisol Nuevo.