Antes de la tutoría con el profesor de tu hijo, repasa estos 8 consejos

Cómo aprovechar al máximo las reuniones escolares con los maestros de los niños

Jimena Ocampo Lozano

Como todos los años, llega el momento de la tutoría con el profesor de tu hijo. A lo largo del curso escolar se suelen realizar reuniones de padres grupales, en las que el tutor o profesores nos informan de los objetivos del curso, el funcionamiento del aula, trabajos importantes, salidas programadas, normas o aspectos relevantes que los padres deben conocer sobre el desarrollo del curso escolar. Pero también suele haber tutorías individuales con la familia de cada alumno.

A continuación abordamos cómo los padres debemos prepararnos para esta reunión para sacarle el máximo partido.

Prepararse para la tutoría con el profesor de tu hijo

Consejos para la tutoría con el profesor de tu hijo

Las tutorías son un espacio para conocer al profesor, pero también para saber cómo le va a nuestro hijo en el colegio a nivel no solo académico sino también social o emocional. También debemos aprovechar para informar al maestro o profesor sobre algunos aspectos relevantes de nuestro hijo (si presenta algún tipo de dificultad, si ha ocurrido algo relevante en su vida, etc.) que el centro deba conocer y que pueda afectar en algún momento la vida escolar del niño.

Las tutorías son esenciales para integrar los ámbitos familiar y educativo, así como para coordinar y trabajar de la mano familia y escuela. Las tutorías no sirven solo para hablar del niño que vaya mal en el colegio o tenga problemas, sino que son un espacio para intercambiar información importante entre la familia y el colegio.

Es importante, por lo tanto, que los padres mantengamos, al menos, dos tutorías durante el curso escolar, al inicio y al final de curso, y dependiendo del niño, del caso o del dentro o familia otra durante el resto del curso.

Aprovechar las reuniones entre padres y maestros

Prepararse para una reunión de padres y maestro

Es importante que a las tutorías acudamos los papás juntos, siempre que sea posible, y teniendo en cuenta que es una reunión para brindar y recabar información con el objetivo siempre de ayudar y beneficiar al niño. Estos son algunos consejos a tener en cuenta.

1. De qué tenemos que hablar con el profesor
Podemos hablar sobre los puntos fuertes e intereses del niño, sobre el ambiente familiar, si ha habido cambios recientes en su entorno (mudanza, separación, hermanos…).

2. Hay que acudir a la reunión con buena predisposición
Debemos ser abiertos y respetuosos con el maestro, y tener en cuenta que la visión que él tiene del niño es siempre en el ámbito escolar, y que en ocasiones los niños se comportan de manera diferente en la escuela y en casa. Por lo tanto, hay que valorar de forma positiva su información.

3. Debemos ser concisos, pero abarcar todo lo que sea necesario
Hay que respetar también los tiempos de los profesores que en ocasiones no pueden brindarnos todo el tiempo que desearían, por lo que es importante ser claros, concisos y aprovechar este tiempo al máximo.

4. Ir con el 'tema preparado'
Es importante también que los padres vayamos con el tema preparado, es decir, tener claro qué queremos preguntar al profesor, y no ceñirnos solo a asuntos académicos, sino que podemos indagar sobre asuntos como, por ejemplo, con quién juega, cómo resuelve problemas, si ayuda a los compañeros, si cumple con las normas de la clase… También podemos aprovechar y pedir consejo al profesor o profesora sobre qué actividades son más recomendables para nuestro hijo.

5. Hablar también de lo que no va bien
Las tutorías son especialmente importantes cuando se tiene la sospecha, bien sea por parte del profesor o de la familia que hay algo que no va bien con el niño. Puede ser que el profesor o los padres detecten alguna dificultad en el niño (de aprendizaje, desarrollo, social…) y la tutoría es el momento ideal para plantear estos temas y buscar soluciones.

6. Cuando el niño tiene dificultades de aprendizaje
Si se trata de niños con dificultades de aprendizaje o de desarrollo o del tipo que sea, las tutorías son especialmente importantes, ya que son el espacio perfecto para coordinarnos con el profesor y centro educativo sobre las medidas que se van a adoptar tanto dentro como fuera del aula.

7. Hacer un resumen para que todo quede claro
Una vez acabada la tutoría, es bueno hacer un pequeño resumen de los puntos más importantes tratados para tener claro que todos salimos con las mismas impresiones.

8. Hablar de forma positiva a nuestro hijo de la reunión
Por último y no menos importante, cuando lleguemos a casa y veamos a nuestro hijo, es probable que nos pregunte, o sienta interés por lo que su profesor nos ha contado, y aquí es importante dar siempre una impresión positiva del profesor y de la reunión.

En caso de que hayamos tratado algún tema problemático (el niño no apunta en la agenda, se despista en clase o cualquier otro tema), debemos dejar claro al niño que nos hemos reunido para solucionar el problema y hacer lo mejor para él y comunicarle las soluciones que se han buscado.