Los niños con asma pueden llevar una vida normal

En el Día Mundial del Asma se pretende animar a los niños y a sus familias a tomar el control en el cuidado de la enfermedad para eliminar los síntomas y que los niños puedan realizar una vida normal sin restricciones.

El asma bronquial es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías aéreas, que se caracteriza por una obstrucción bronquial variable y reversible frente a una gran variedad de estímulos como alérgenos, fármacos, ejercicio, aire frío... entre otros.

Cómo convivir con el asma infantil

Asma infantil: niña con inhalador

Esta enfermedad del aparato respiratorio es la más común en la población infantil, y es más predominante en varones, aunque en la pubertad esta diferencia se iguala. Aunque puede aparecer a cualquier edad es más frecuente en los primeros cinco años de vida. En el 25 por ciento de los casos, los síntomas comienzan durante el primero.

Desarrollar una buena cooperación de los pacientes con sus médicos, identificar y reducir la exposición a los factores de riesgos, valorar, tratar y monitorizar el asma y saber manejarse ante una crisis de asma es hoy el objetivo del tratamiento.

Desde la AEPap (Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria), con motivo del Día Mundial del Asma, se insiste en que para conseguir controlar el asma los niños deben llevar un tratamiento personalizado por escrito para su asma, tomar los medicamentos prescritos por su médico, conocer y evitar los factores que pueden desencadenar la crisis de asma, aprender a reconocer los síntomas de una crisis y conocer lo que se debe hacer ante una crisis de asma.

Actualmente, existe la posibilidad de diagnosticar precozmente el asma e iniciar el tratamiento adecuado, con revisiones periódicas para educar al niño y a la familia para que, llevando adelante el control de la enfermedad de la manera más autónoma posible, el niño pueda llevar la vida que desee sin limitaciones de ningún tipo, como si no tuviera asma.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com