Cómo identificar que estás educando desde tus miedos a tus hijos

No dejes que las preocupaciones te guíen en la crianza de los niños transmitiéndoles inseguridad

María Soto
María Soto Embajadora de Disciplina Positiva

En esta ocasión vamos a tratar un tema que seguro preocupa a todos los padres y madres del mundo pero que no siempre es sencillo de reconocer: educar desde tus propios miedos a tus hijos. Daremos respuesta a preguntas como ¿es efectivo el miedo a la hora de educar?, ¿cuál es la base para guiar a los niños desde el respeto?, ¿cómo puedo identificar que estoy criando desde el miedo? Gracias a estos consejos podrás guiar a los niños desde tu empatía sin dejar que sean tus preocupaciones las que marquen la crianza.

Cuando los padres educamos a los niños desde el miedo

Educar desde el miedo a los niños

¿Te has parado a pensar alguna vez si estás educando a tus hijos desde el miedo? Te hago esta pregunta así, tan directamente, porque saber reconocer si la educación que le das a tus hijos está basada en tus propios miedos y preocupaciones es el primer para intentar darle una vuelta de hoja. Pero, empecemos por el principio.

Educar a nuestros hijos desde el miedo quiere decir anticiparse, si no siempre, casi, a lo que pueda pasar y no solo eso, sino que además se hace desde una forma negativa. Sé que las prisas y los agobios del día a día nos hacen pensar así y también en querer controlar la situación presente y la que está por venir. Cuando nos centramos en preocuparnos de lo que puede llegar a pasar (aunque en la mayoría de las cosas nunca lleguen a ocurrir) nos impide ocuparnos del presente con todo nuestro ser.

Nos anticipamos a las cosas sin ser conscientes y entonces creamos los miedos que tenemos en la mente y, peor aún, se los transmitimos a los hijos. Estamos educando a los niños desde nuestros miedos y preocupaciones por lo que podría suceder.

¿Qué quiere decir transmitir a los hijos nuestros miedos? Consecuencias de educar desde el temor. Si educamos a los hijos desde el temor a que las cosas no salgan como queremos, lo que estaremos haciendo en verdad será ponerles una barrera a que puedan entender el mundo correctamente pues, al mirarse en el espejo que somos nosotros, verán que estamos en tensión, que tenemos miedo. Da igual lo que digamos con palabras, los niños van a prestar más atención a nuestros gestos, lo que le va hacer actuar de un modo más inseguro.

Les transmitimos el miedo que tenemos nosotros y esto les limita. Se trata, por lo tanto, de un miedo 'egoísta' a que las situaciones no sean fáciles, a querer tenerlo todo bajo control para no perder el tiempo.

Si las preocupaciones dominan y guían a los padres

Los padres que educan desde el miedo a sus hijos

Si ves que no eres racional o coherente con lo que dices y haces ¡para! Si notas que tu cuerpo te manda señales de este tipo: tu espalda y tu cuello se tensan, tus dientes rechinan por la noche y por el día, tu respiración se entrecorta, tu voz tiembla, ¡para!

Y, ahora que te has detenido, piensa con calma. No pasa nada si ahora no quiere merendar, el mundo no se va a acabar si resulta que tenías razón y no quiere irse del parque. No hay nada que temer si no aprende ahora mismo a comer bien, tener buenos modales en la mesa y a la vez lograr que nada se manche. Tiene toda la vida.

Piénsalo de esta otra forma, el miedo está para salvarnos la vida, para reaccionar a tiempo si un coche viene rápido en nuestra dirección. Más allá de eso, hay que tratar de dejarlo de lado. ¿Cómo? Te preguntarás. Pues, además de reconocerlo, pararnos a reflexionar y decirnos a nosotros mismos 'sí se pueden hacer las cosas de otra forma'. Además, tendremos en cuentas estos pequeños consejos que te dejamos a continuación.

Consejos para dejar a un lado nuestros miedos al criar a los niños

Olvidar los miedos al criar a los niños

1. Relaja tu mente y tu cuerpo. Usa las mismas técnicas de relajación que enseñas a tus hijos como respirar despacio o contar hasta diez.

2. Ten claro que vivir el presente y centrarte en el ahora es lo mejor que puedes hacer.

3. Equivocarte y aprender de los errores funciona. Seguro que es algo que siempre les dices a los niños pero pocas veces haces para ti misma.

4. Olvídate de las consecuencias futuras a corto y a largo plazo. Que no se coma todo el plato ahora no quiere decir, para nada, que vaya a pasar hambre. Que se pelee ahora con su hermano no se va a traducir en que el día de mañana se vayan a llevar mal, ¡ni mucho menos!

5. No temas no tener siempre el control de tus pensamientos ni de tus acciones, ¡deja que la vida te sorprenda!

6. Educa en valores a tus hijos y hazlo siempre. No pretendas que obedezcan (se ha descubierto que el cerebro humano no está programado para ello) sino que confíen en ti y colaboren.

7. No les 'pases' tus miedos, en lugar consigue que piensen por sí mismos.

Y así, querida mamá o papá, estarás educando a niños felices con una gran autoestima.

Puedes leer más artículos similares a Cómo identificar que estás educando desde tus miedos a tus hijos, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.