¿Qué historias dan miedo a los niños?

Cuando por primera vez hemos montamos en la montaña rusa, cuando hemos tenido que pasar por una calle solitaria de noche, cuando tememos perder el trabajo, cuando nos enfrentamos a algún examen decisivo, cuando nuestra pareja tarda en llegar... ¡todos sentimos miedo! El miedo nos acompaña ineludiblemente en la vida, tanto a niños como a mayores.

Hay personas que, por naturaleza, son más miedosas o hipocondriacas hay otras que, por el contrario, tienen un arrojo y valentía fuera de lo común. La mayoría, no sabemos por anticipado como reaccionaremos ante una situación que pone en riesgo la estabilidad de nuestra vida porque el miedo es un sentimiento muy difícil de controlar. El miedo puede bloquearnos, pero en ocasiones también puede sacar una energía y heroicidad únicas para evitar un peligro que nos acecha. El miedo, por tanto, hace conocernos nosotros mismos, a percatarnos de las consecuencias que pueden tener nuestras acciones y a sentirnos vulnerables.

Qué les da miedo a los niños

niña con miedo en la cama

La actitud ante los miedos tiene que ser la de la superación constante, por eso, ahora muchos cuentos e historias para niños, abordan el miedo como algo de lo se puede hablar abiertamente y se puede disfrutar. Historias como las de Bat Pat o cuentos que ofrecen una visión humorística de las brujas, piratas, momias o villanos circulan con normalidad en las estanterías de la literatua infantil, porque parece que a los niños ya no les asustan ni el hombre del saco, ni los vampiros, ni nada... ¡Al fin y al cabo son personajes ficticios, que forman parte de nuestra imaginación!

No hay nada como lo noticiarios para inspirarnos verdadero temor. A mí me encanta el grupo humorístico-musical argentino 'Les Luthiers', en una de sus funciones bromeaban con la idea de asustar a los niños, no con brujas, ni fantasmas, ni fábulas irreales, sino con cosas reales (que son las que realmente dan miedo a los adultos). ¡Puestos a atemorizar a los niños, mejor sería hacerlo con una araña o buena víbora!, decían...

El miedo, una vez superado, puede ser visto y tratado como algo trivial, como una aventura, como algo con lo que bromear y poder reírnos en el futuro. Los niños irán superando etapas también en el aspecto emocional, cuando experimenten en primera persona que muchos de sus temores no eran para tanto, porque han aprendido a enfrentarse y vivir con ellos con serenidad. Los cuentos son un instrumento más en nuestras manos para ayudar a nuestros hijos a lidiar con sus temores.

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com