Comer de tartera o 'tupper' en el colegio

Comer en el colegio es una necesidad para la mayoría de las familias que no tienen tiempo de recoger a los niños para llevarlos a comer a casa y luego acompañarles de nuevo al colegio. Sin embargo, el menú del comedor escolar ha sido siempre un tema controvertido para los niños, pues a la mayoría no les gusta la comida del colegio y los padres se quejan de su elevado precio. Por eso, me pregunto si comer de tartera en el colegio podría acabar con estos dos problemas de un plumazo.

Niños con tartera o 'tupper' en el comedor del colegio

Niños con tartera en el colegio

En muchos colegios, este año los niños podrán llevar su comida en la tartera de casa y comerla en el comedor del colegio sin ningún problema. De esta manera, por un lado los niños degustarán los platos que cocinan papá o mamá para ellos y sus padres se ahorrarán los 90 euros de media que cuesta el comedor del colegio mensualmente. Eso sí, se incrementará el precio de la cesta de la compra y el trabajo en la cocina por la previsión que la familia tiene que hacer para organizar la comida del día siguiente.

Cierto es que comer de tartera en el trabajo se ha convertido en una necesidad para muchos padres que intentan ahorrarse el dinero que cuesta comer fuera de casa. Por tanto, si los padres tenemos que preparar nuestra comida del día siguiente para ir a trabajar, poco nos cuesta hacer un poco más para que los niños se lleven al colegio también la suya. 

Algunas voces críticas defienden que llevar la tartera al colegio va a permitir a muchos padres saber qué es lo que realmente comen sus hijos. Algunas madres de niños mal comedores aseguran que con la tartera se aseguran de que su hijo coma y las que tienen niños obesos o con sobrepeso estarán tranquilas al saber que el niño no va a consumir más patatas fritas de la cuenta porque no las lleva en la tartera.

Para muchos, que la tartera sea opcional, abre un abanico de posibilidades para todos por la libertad de optar y elegir el modo de alimentar a los niños en su día a día en el colegio. El modelo tradicional del sistema de comedor escolar sigue funcionando igual para los que quieran seguir con él, pero ahora ofrece un abanico de posibilidades para aquellos que prefieran dejar de usarlo o utilizarlo de manera puntual.

Marisol Nuevo.