Emotiva despedida de una madre con su hija mayor antes de dar a luz

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

La emotiva fotografía de una mamá abrazando a su hija mayor momentos antes de dar a luz ha dado la vuelta al mundo. Un momento agridulce para ambas que habla por sí solo.

Y es que preparar la llegada del primer bebé es emocionante: crear una habitación cómoda y tierna donde descansará, comprar su carrito, elegir la ropa que se pondrá cuando nazca, en definitiva, ocuparnos de que el recién nacido tenga todo lo necesario. pero la llegada del segundo bebé es diferente, ya no nos preocupamos tanto por comprar un cambiador, la cuna o un esterilizador de biberones. La preocupación gira más entorno al primer hijo: cómo conseguir que acepte al bebé, no tenga celos del hermano pequeño y no se sienta apartado u olvidado. 

El abrazo de una madre a su hija antes de tener a su segundo bebé

Emotivo momento con su hija mayor antes de dar a luz

Fotografía: Crowned Photography

La fotógrafa Laura Paulescu capturó en una serie fotográfica un momento muy intenso, emotivo y personal entre una madre y su hija justo antes de dar a luz a su segundo bebé. Esta imagen de un abrazo apretado, poderoso y curativo ha dado la vuelta al mundo. Son los últimos momentos en que su pequeña será hija única, sólo faltan unas horas para que se convierta en hermana mayor. A su pequeño mundo llegará una bebé con el que tendrá que compartir cariño, espacio y vivencias. 

Es por ello que ambas celebran un momento agridulce, es feliz porque darán la bienvenida al nuevo miembro de la familia y es triste porque ambas saben que no será fácil aprender a compartir lo que antes les pertenecía en exclusiva.

Cómo ayudar a nuestros hijos a afrontar la llegada de un hermano

Los padres no sabemos nunca cómo va a ser la reacción del hermano mayor, hay niños que muerden, pegan o pellizcan a los bebés, otros vuelven a hacerse pis encima, tienen terrores nocturnos o más rabietas. Ellos sienten a sus hermanitos como intrusos que han llegado para ocupar el espacio que antes tenían en exclusiva. ¿Cómo podemos ayudarles?

- Cariño: abrazar, besar, acariciar... mantener un vínculo afectivo cercano y próximo antes y después del nacimiento es fundamental para que no se sientan menos queridos.

- Hacerles partícipes: debemos estimularles a colaborar, hacerles comprender que como hermanos mayores pueden ser unos grandes ayudantes, y además, podrán enseñar al bebé según crezca un montón de juegos y canciones.

- Detalles: mantener vivos esos momentos en exclusiva cómo cuando era hijo único, hacer cosas especiales como darle un regalo por el nacimiento del bebé o guardar un tiempo para salir con ellos a jugar mientras alguien nos ayuda a cuidar al bebé. 

- Hablar: mantener una comunicación diaria y constante para saber cómo se siente.