Tierna carta de una madre a su hijo para que se acepte a sí mismo

Recursos educativos que ayudarán a los niños a descubrir sus virtudes y sus defectos

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

Los adultos nos pasamos la vida dando lecciones a los hijos para que sean buenas personas, respeten a los demás, tengan valores, sean tolerantes y demás cosas que, madre o padre que lee estas palabras, te sabes de sobra. ¿Qué podemos hacer entonces además de lo mucho que ya hacemos para lograr todas estas metas? A ver qué te parece esta propuesta: escribir una carta a tu hijo para que se acepte a sí mismo, para motivarle y/o para que gane en confianza.

Acéptate tal y como eres. El mensaje de una madre a su hijo en una carta

carta de una madre a su hijo para que se acepte

Si le escribes una carta a tu hijo es muy probable que le llame tanto la atención que la lea y una otra vez, la guarde siempre y haga caso a todo lo que en ella anotas. Porque decirle, por ejemplo, que hay y habrá cosas que haga mejor o peor no será lo mismo que escribírselo en una bonita misiva.

Querido hijo,

Hoy vengo a decirte unas palabras que bien pueden ser toda una lección de vida. Eres diferente, especial, único. Eres igual al resto de las personas que habitan en el Planeta Tierra, tienes los mismos derechos que ellos, las mismas oportunidades pero quiero que entiendas que a la vez eres diferente ¡y eso es lo mejor que hay! ¿Te imaginas que los seres humanos fuéramos una especie de copia unos de otros? Todos igual, sin cambios, sin nada diferente, ninguna particularidad; sería todo tan raro y aburrido...

Lo que pretendo decirte con esto es que debes aceptarte a ti mismo, creer en ti, saber que no eres como los demás, que nadie lo es. Porque, una vez descubras esta verdad que no todos tienen el valor de ver, te darás cuenta de que hay cosas que se te van a dar muy bien; descubrirás tus habilidades, tus gustos, aquello en lo que destacas... Y también, querido hijo, te darás cuenta de cuáles son tus limitaciones, aquello en lo que debes esforzarte mucho y que, con todo y con eso, quizás no logres como esperas. ¡Es ley de vida!

Acéptate tal y como eres, acepta tu color de pelo, tu rostro, tus gustos, la forma de tus ojos, tu altura. Acéptate tal y como eres y no pienses que eres menos que los demás ¡para nada! Los demás, todos, incluso a los que tú tienes por héroes, también tienen sus límites, sus debilidades. Quiérete por encima de todo, guarda siempre una palabra amable para dedicarte que te ayude a ver lo mucho que vales y lo maravilloso que eres. 

Habrá cosas que no se puedan cambiar por mucho que quieras, tendrás que vivir con ello. Y habrá otras muchas cosas que sí puedas lograr con un poco de esfuerzo, perseverancia y tesón. Cualidades que quiero que tengas desde pequeño, porque, además de aceptarte a ti mismo, debes saber que en la vida, con esfuerzo, casi todo se puede.

Acepta tu físico, tu personalidad, tu forma de entender la vida y quiérete siempre y en todo momento, ¡date cuenta de todo lo que vales! Y siempre, siempre, siempre recuerda y ten presente lo mucho que te quiere tu padre, tus hermanos y tu madre. Para nosotros eres una luz en mitad del camino, eres apoyo, amor, alegría y felicidad. Acéptate tal y como eres porque para tu familia eres perfecto.

Tu madre que te quiere con locura.

Cuentos, poesías y fábulas para que los niños se acepten a sí mismos

cuentos aceptarse a sí mismo

¿Qué más podemos hacer los padres para lograr que nuestros hijos se acepten y se quieran tal y como son? Si has pensado en cuentos, fábulas y poemas, ¡eres de las mías! Se trata de un recurso educativo al alcance de todos que bien podemos afirmar que sirve para todo. Aquí te dejo algunas propuestas que seguro te encantan.

1. El cuento de 'Estrella de mar'
Este es un cuento infantil muy especial, porque además de ser bonito tiene una moraleja: aceptarse y quererse a uno mismo es lo primero para ser felices y para que los demás nos quieran. Esto es lo que aprende una estrella de mar que no hace más que ir a la peluquería, ponerse bonitos vestidos, aprender a cantar... ¡y todo con el objetivo de conquistar los corazones de un pulpo!

2. El rosal gigante. Poema para niños
Con este poema seguro que logras que tus hijos aprendan la valiosa lección de aceptarse a sí mismos, de quererse, de valorarse y de reconocer sus límites. Habla de un rosal sin flores y con un enorme deseo de mostrar a los demás su belleza.

3. Me gusta como soy. Relato corto sobre el respeto a las diferencias
Es una historia ideal para educar a los niños en el respeto a las diferencias porque para que los demás acepten esas diferencias, primero debe ser uno el que las entienda, sepa que van a estar ahí y vea que en verdad no tienen por qué ser algo negativo. ¡Esta historia va a conmover a tus hijos!

4. Quiero ser como tú. Fábula con valores
Las fábulas tienen moraleja y transmiten valores. En esta en concreto nuestro amigo el loro Lolo aprende algo que también deben saber tus hijos: cada animal, cada adulto y cada niño tiene su propia naturaleza y su propia forma de ser y así hay que respetarlo. ¿Sabes qué puedes hacer? Copiar parte del cuento y de la moraleja en la carta que vas a escribir a tu hijo y luego terminar de leerla en voz alta con él. ¡No la olvidará nunca!

5. La historia de Nadia. Cuento para niños que no creen en sí mismos
Niños y niñas tienen que creer en ellos mismos, ¡necesitan empezar a hacerlo! Deben aceptarse pues es la clave para ser felices y para tener una autoestima sana. Nadia nos cuenta su historia y nos da pistas para lograr este gran objetivo.

6. El cuento clásico de 'El patito feo'
Y, para terminar con la tanda de cuentos, fábulas y poemas para enseñar a los niños a que se acepten a sí mismos, el clásico de los clásicos: 'El patito feo'. Un pequeño pato de un color diferente al de los demás que al final acaba por convertirse en un elegante cisne. ¿Quién dijo que el color oscuro es más bonito que el claro?

Puedes leer más artículos similares a Tierna carta de una madre a su hijo para que se acepte a sí mismo, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.