El rosal gigante. Poema corto para niños que deben aprender a aceptarse

Esta poesía infantil habla de un rosal al que no le salen flores

Marisa Alonso Santamaría

En Guiainfantil.com estamos muy seguros de que la poesía infantil es una herramienta muy útil para los niños. Estimula su creatividad y fomenta la sensibilidad, pero también transmite enseñanzas muy importantes a los niños. Es el caso de este poema corto, que habla a los niños sobre la necesidad de querernos y aceptarnos a nosotros mismos. 

Se titula "El rosal gigante" y habla de un rosal que, aunque es muy grande, no tiene flores. Su deseo es tener algunas bellas rosas, ya que muchos de su alrededor se burlan de él. ¿Aprenderá a quererse ignorando las mofas?

Poema corto sobre la aceptación de uno mismo

Poemas cortos para niños protagonizado por un rosal

Un rosal crecía mucho
pero no tenía flor,
y miraba con envidia
las rosas de alrededor.
                        
Cada día era más alto,
más crecía cada día,
siempre lucían vacías.
 
Algunos lo criticaban:
“Es un rosal gigantón,
en el que crecen espinas
y no da una sola flor”.
 
Un día tocando el cielo
triste se puso a llorar,
cuando vio que de una yema
la flor empezó a brotar.
 
Y se puso tan contento
que saltaba de alegría,
y todos los angelitos
fueron a ver qué ocurría.
 
Era la flor más hermosa
que hubieran imaginado,
por eso desde la tierra
en el cielo la admiraron.

Actividades a partir de 

Si os ha gustado el poema, a continuación te proponemos algunas actividades a partir de todo lo que cuenta. Es una manera excelente para seguir trabajando su importante mensaje al tiempo que fomentamos el amor por la poesía en los niños. Se lo pasarán en grande, ¡y vosotros con ellos!

1. Preguntas de comprensión lectora
¿Ha prestado suficiente atención tu hijo mientras leíais el poema para comprender su mensaje? Descúbrelo con estas preguntas de verdadero o falso. Si duda en alguna respuesta, podéis volver a leer el poema un poco más despacio.

- El rosal era muy pequeño, apenas se levantaba del suelo.

- Por algún motivo, no tenía ninguna flor. 

- No le importaba no tener flores, el rosal estaba muy feliz. 

- Jamás le salió ninguna flor.

2. Leer el cuento de El Patito Feo
Si quieres seguir trabajando la autoestima y el concepto de uno mismo, puedes leer con tus hijos el cuento clásico de El Patito Feo. Escrita por Hans Christian Andersen, habla de un pequeño pato diferente del resto que más tarde se convierte en el cisne más bonito del estanque. Transmite distintas enseñanzas relevantes a los niños: la necesidad de respetar a los demás, aunque sean diferentes que nosotros, y la importancia de aceptarnos con nuestras virtudes y nuestros defectos.

3. Plantar un rosal
Hay niños de ciudad que están alejados de la naturaleza que desconocen cómo crecen las flores. Este poema protagonizado por un rosal es una buena excusa para darles unos conocimientos mínimos de cultivo a los pequeños. Tras leerlo, puedes proponer a tus hijos plantar un pequeño rosal o cualquier otra planta. Lo podéis hacer en vuestro jardín, en la casa de los abuelos o en una maceta. Trata de explicarle que las plantas necesitan tierra en la que crecer, pero también agua y luz.

4. Inventad un final alternativo
Estimula la creatividad de tus hijos y anímales a que inventen un final alternativo o que continúen el poema con un par de estrofas más. Ayúdale haciéndole estas preguntas: ¿Qué le podría ocurrir ahora al rosal que tiene flores? ¿Se acercarán los ángeles al rosal para ver sus rosas? ¿Cómo reaccionarán los que estuvieron criticando al rosal?

Y si queréis seguir leyendo poesía, no te pierdas todos los poemas que hemos ido recopilando en Guiainfantil.com