Carta de una madre a su hijo: Te quiero también cuando te regaño

Ideas para demostrarles a tus hijos todo el amor que sientes por ellos

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

Las epístolas o misivas son un medio de comunicación que, por desgracia, cada vez cae más en el olvido. Ahora se llevan las nuevas tecnologías, los chats y los foros, pero a una servidora le parece que este método que tanto nos permite expresarnos sigue siendo maravilloso para contarle a los abuelos, primos o amigos cómo estamos o qué hemos hecho. También es un excelente recurso para comunicarnos con nuestros hijos, hacerles pensar o lograr que entiendan el por qué de un tema. Hoy comparto contigo la emotiva carta de una madre a su hijo para que sepa que le quiere y le ama siempre incondicionalmente y en todo momento: en los instantes de felicidad y también en aquellas ocasiones, que seguro no son pocas, en las que le regaña.

La amorosa carta de una madre a su hijo: te quiero siempre

carta de amor a una madre a su hijo

Te proponemos un modelo de carta para tu hijo para que entienda que le quieres por mucho, aunque él no lo piense cuando le 'echas la charla', le explicas las cosas una y otra vez, le regañas o te conviertes en una madre 'pesada' para que sea la mejor persona que puede llegar a ser y se eduque en los mismos valores en los que tú te educaste.

No dudes en adaptarla para tu retoño. Ten por seguro que con misivas como esta, todo aquello que pretendas transmitirle no caerá en saco roto, ¡todo lo contrario! Le llegará tanto al corazón que, además de conservar siempre la carta, la entenderá, la aprenderá y la pondrá en práctica en su día a día. 

Querido hijo,

Esta carta es para ti, tómatela como un regalo personal que te hace mamá con mucho amor, porque ese es el mensaje que quiero mandarte: mamá te quiere, mucho, más que a nada en el mundo. Ya sé que lo sabes, ¿cómo no ibas a saberlo? ¡Si te lo digo a diario! Sin embargo, sé que muchas veces se te olvida ese amor incondicional, que no lo tienes en cuenta y que pasa a un segundo plano.

¿Recuerdas el otro día? Te enfadaste tanto conmigo porque no te compré el juguete que me pedías y que ya tenían varios de tus amigos, y estuviste toda la tarde sin hablarme. ¡Me llegaste a decir que era la peor madre el mundo! ¿Sabes qué? En ningún momento se me pasó por la cabeza que era cierto o que habías dejado de quererme. ¡Sabía que solo era un momento de enfado!

Lo que pretendo decirte con esto es que mamá te quiere. Te quiero cuando te doy el beso de buenos días, cuando te leo el cuento de buenas noches, cuando te doy la mano de camino al cole, cuando te hago verduras para cenar o te preparo los espaguetis como más te gustan. Te quiero cuando te llevo al parque y cuando vemos un película juntos. Te quiero también cuando te regaño porque no has sido responsable con tus cosas o has dicho una palabrota. Mi amor por ti no disminuye por mucho que te diga una y otra vez que las cosas se hacen así y no de este otro modo. Recuerda que te quiero siempre, también cuando llega el final del día, estoy cansada y te hablo una de forma menos amable.

Hijo, tu madre, tu padre, tus hermanos, tus tíos, abuelos y primos te queremos de igual modo que tú nos quieres a nosotros. Por eso oirás de nuestra boca y, sobre todo de la mía, palabras como 'perdón', 'sigue así', 'comete tus propios errores', '¿quieres un abrazo?' o 'lo estás haciendo genial'.

Habla conmigo siempre que quieras, dime cómo te sientes, si eres feliz, si puedo hacer algo para que las cosas vayan mejor. Sé que habrá momentos en lo que todo sea alegría y otros en los que parezca que todo se viene abajo, pero si recuerdas que estoy ahí para ti y si confías en ti, tendrás la sensación de que todo irá bien. 

Con amor infinito, mamá.

Otras formas de demostrarles amor a tus hijos

demostrar amor a los hijos

¡Qué bonita carta! ¡Me emociono cada vez que la leo! Y es que por mucho que trate expresar mis sentimientos a mis hijos para que ellos hagan lo mismo, sé que no siempre es sencillo decirlos en voz alta, por eso cartas como esta pueden ser de gran ayuda. Pero... ¿sabías que hay otras muchas formas de dar y demostrar amor a los hijos? ¡Con y sin palabras!

- Te sabes de memoria el nombre de sus amigos de clase y de sus personajes de dibujos animados.

- Le motivas siempre y en todo momento para que de mayor sea lo que quiere ser o para que pueda montar la figura de lego que le trae de cabeza.

- Le dices que estudiar es bueno y que para nada tiene por qué ser aburrido. Ahí estás tú con tus manualidades y actividades lúdicas para recordárselo.

- Le pones una tirita en la rodilla cuando se ha caído de la bici y le coges de la mano sin decir nada cuando sabes que ha tenido un mal día.

- Le cuentas cuentos por la noche. Da igual la hora que sea, lo cansada que estés o lo que tengas que madrugar al día siguiente.

[Leer más: 11 cuentos cortos para leer en 5 minutos a los niños antes de irse dormir]

- Estableces reglas, como que a la hora de la comida no se ve la televisión o se juega con el móvil; pero te las saltas de vez en cuando para sorprenderle y hacerle sonreír.

- Pasas de madre a maestra. Estás ahí para hacer el lapbook del trimestre, ayudarle con la tarea de mates de mañana o enseñarle a hacer esquemas y mapas conceptuales.

- Te olvidas de tu móvil para estar con él, para mirarle a los ojos, escucharle y dedicarle momentos de calidad en familia

Puedes leer más artículos similares a Carta de una madre a su hijo: Te quiero también cuando te regaño, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: